PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

El ejercicio mejora la función pulmonar en la EPOC

El ejercicio físico controlado en los pacientes de EPOC podría reducir un 40% el riesgo de ingreso hospitalario y mortalidad, porque mejora las funciones cardiaca y pulmonar, y potencia el sistema inmune.
Varias personas hacen ejercicio junto al mar

Realizar ejercicio contribuye a la prevención de la EPOC.

25 de Marzo de 2015

El ejercicio físico controlado en los pacientes de EPOC podría reducir hasta un 40% el riesgo de ingreso hospitalario y mortalidad en estas personas y, además, desempeñaría un papel clave en la prevención de esta enfermedad, según el estudio Impacto de la actividad física en la EPOC.

Como explica la Dra. Patricia García Sidro, neumóloga del Hospital La Plana de Villareal, practicar ejercicio genera un incremento del consumo de oxígeno y una disminución de la inflamación de los pulmones, mejora la función cardiaca y muscular, y potencia el sistema inmune, además de proporcionar una ventaja añadida, que es la mejoría de la autoestima y del estado de ánimo.

Practicar ejercicio genera un incremento del consumo de oxígeno y una disminución de la inflamación de los pulmones, mejora las funciones cardiaca, pulmonar y muscular, y potencia el sistema inmune

Estos beneficios del ejercicio físico son los mismos para enfermos de EPOC y población sana, sin embargo, como señalan los expertos, las personas con la enfermedad son muy propensas al sedentarismo y tienden a limitar sus actividades, seguramente por temor a que síntomas, como la disnea (dificultad para respirar) o la sensación de falta de aire, se agraven.

La Dra. García Sidro afirma que, por el contrario, el ejercicio mejora significativamente la función pulmonar de estos pacientes. La experta recomienda, en concreto, caminar o pedalear en la bicicleta estática durante un mínimo de 30 minutos diarios, haciendo pausas para descansar siempre que sea necesario, o usando medicación de rescate, y combinar esta actividad con pesas o cintas elásticas para ejercitar también los brazos. Una opción muy aconsejable es acudir a un gimnasio y realizar una tabla de ejercicios supervisada por personal cualificado, o practicar la natación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de reducción de la vacunación del sarampión en niños de 2 a 11 años puede triplicar su incidencia en estas edades
'Fuente: 'Universidad de Stanford y Escuela de Medicina Baylor (Estados Unidos)''