Mascarillas caseras: cómo y con qué fabricarlas

Las mascarillas pueden ayudar a reducir la propagación del coronavirus, pero su alta demanda hace que estén agotadas en la mayoría de las farmacias. Descubre los pasos y materiales necesarios para hacerte una en casa.
Mascarillas caseras

Actualizado: 22 de junio de 2020

Las mascarillas son un método de protección efectivo frente al coronavirus siempre y cuando se usen de forma correcta y por parte de las personas infectadas por coronavirus para evitar contagiar a aquellos que están a su alrededor, o bien se reserven a su empleo en entornos hospitalarios por parte del personal sanitario que atiende a los pacientes con COVID-19, tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). En las personas sanas estos cubrebocas no tienen ninguna utilidad, más allá de frenar las grandes gotas de saliva que pueden emitir los interlocutores con los que se tenga contacto cercano, por eso no se había recomendado que las personas sin sintomatología que se encuentran en confinamiento saliesen a la calle con mascarilla en los supuestos establecidos, por que, además, "dan una falsa sensación de seguridad", como ha insistido una y otra vez la OMS. Hasta ahora.

La falta de mascarillas quirúrgicas en farmacias ha hecho que la gente comience a fabricárselas en casa con sábanas o camisetas

Los casos todavía siguen siendo numerosos en España, por lo que el Ministerio de Sanidad está pensando en establecer nuevas medidas para conseguir que los contagios de COVID-19 se reduzcan y una de ellas podría ser el uso obligatorio o altamente recomendable de mascarillas por todos aquellos que necesiten salir de sus casas, especialmente después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) hayan cambiado su criterio hace tan solo unos días y aconsejen ahora el uso de mascarillas de tela o incluso caseras en público. Esta nueva recomendación por parte de esta autoridad sanitaria americana está fundamentada en la creencia de que las personas asintomáticas que no saben que están infectadas también pueden contagiar el SARS-CoV-2, por lo que si llevasen cubrebocas de tela al ir a la compra, la farmacia o al trabajo se reduciría el riesgo, especialmente en zonas con alta transmisión comunitaria. Cabe recordar que esta medida no es un sustituto del distanciamiento social (al menos a dos metros de distancia), sino que es una medida adicional de salud pública.

Mascarillas caseras

No obstante, la magnitud del problema y el gran número de casos que se están dando han hecho necesario que la mayoría de mascarillas quirúrgicas y con filtros especiales se envíen a los hospitales y centros sanitarios para completar unos correctos equipos de protección individual (EPI). Es por ello que muchas farmacias han tenido que colgar el cartel de que no disponen de este elemento y esta falta de stock –la demanda de mascarilla se ha incrementado un 2.154% en el último mes– ha hecho que se agudice el ingenio y se comiencen a fabricar mascarillas caseras. Cierto es que este tipo de mascarillas low cost, como ya demostró un estudio holandés publicado en PLoS One en 2008, son la mitad de efectivas que las mascarillas quirúrgicas y tienen un nivel de protección 50 veces inferior a los respiradores profesionales N95 o FFP2. Pero, en cualquier caso, son mejores que no usar ninguna máscara y ofrecen algo de protección, especialmente cuando el distanciamiento social es difícil de mantener.

La OMS ha expuesto que si se van a usar este tipo de mascarillas de tela, es preferible que estén hechas con una capa interna de material absorbente como el algodón, una capa intermedia de material que no sea tejido, como el polipropileno y una capa externa de material no absorbente, como el poliéster o una mecla de poliéster. Además, hacen hincapié en que sea una mascarilla que permita respirar y hablar con facilidad y que aún llevándola se mantenga la distancia de al menos 1 metro con los demás.

Por ello, antes de seguir dudosos tutoriales viralizados por cadenas de WhatsApp, te contamos qué materiales necesitas y cómo hacer tu propia mascarilla de tela protectora en casa.

Materiales necesarios para crear una mascarilla casera

El principal problema con el que nos encontramos a la hora de querer hacer una mascarilla casera es que no podemos salir a comprar materiales y las tiendas donde podríamos encontrarlos también están cerradas. Pero, aunque lógicamente su protección no sea igual a una mascarilla quirúrgica o una con filtro FFP o N95 –recordemos que es necesario reservarlas para los médicos–, con cosas o materiales que tenemos por casa también se pueden crear de forma segura, según han indicado desde los CDC.

Un estudio de la Universidad de Cambridge analizó la protección que daban algunos materiales de objetos que se suelen tener por casa frente a los aerosoles de algunos virus y bacterias. Los resultados mostraron que las mascarillas quirúrgicas homologadas fueron las que más protegieron, con un 89% de eficacia, seguido de las bolsas de aspiradora al vacío (86%), los trapos de cocina (73%), los tejidos de mezclas de algodón (70%) y las fundas de almohadas (68%).

Materiales para la fabricación de mascarillas caseras

Desde el Ministerio del Interior, conocedores de que se están creando mascarillas caseras, ha lanzado un documento con algunas recomendación para su fabricación. En primer lugar recuerdan que estos cubrebocas no pueden ser utilizados como producto sanitario y que las que fabriquemos en casa deben cubrir el mentón, la boca y la nariz, estar hechas con un material filtrante y con un ajuste adecuado.

En cualquier caso, si nos lanzamos a su producción casera, los expertos recuerdan que los revestimientos de tela para la cara deberían cumplir ciertas premisas para ser más seguros:

  • Deberían encajar perfectamente, pero cómodamente, contra el costado de la cara.
  • Asegurarse con lazos o ganchos.
  • Incluir múltiples capas de tela.
  • Permitir la respiración sin restricciones.
  • Poder lavarse y secarse a máquina sin que sufra daños o cambie de forma.

Los CDC por su parte han publicado en su web unos tutoriales sobre cómo fabricar las mascarillas con tela de algodón –por ejemplo utilizando un trozo de una sábana o una camiseta– y con una bandana y un filtro de café. Te explicamos cómo ponerlo en práctica a continuación de forma sencilla, tengas o no máquina de coser:

Cómo hacer una mascarilla de tela con una sábana

Para hacer esta mascarilla necesitarás:

  • Una tela de algodón (sábanas, cortinas…).
  • Dos elásticos (gomas de huevos, de pelo…) o dos tiras de tela.
  • Aguja.
  • Hilo
  • Máquina de coser (opcional)
Mascarillas casera con una sábana

Paso a paso:

  1. En primer lugar recorta dos rectángulos de tela de 25 cm de largo por 15 de ancho.
  2. Coloca los dos trozos de tela uno sobre el otro y haz un dobladillo de 0,6 cm (1,20 cm doblado a la mitad) en los lados más largos y otro de 1,25 cm (2,5 cm doblado a la mitad) en los lados más cortos. Cóselos con aguja e hilo o máquina de coser.
  3. Corta las gomas e introdúcelas en los laterales de la mascarilla, donde se ha dejado el dobladillo más ancho, puedes ayudarte de una aguja o un imperdible. A continuación, haz un nudo en los extremos. Si no tienes gomas tendrás que coser las tiras de tela en las cuatro esquinas del rectángulo.
  4. Tira con suavidad de las gomas hasta que se introduzcan los nudos en el dobladillo de la mascarilla, así evitarás heridas y molestias en la piel.
  5. Junta los extremos de las mascarilla hasta crear un acordeón y ve abriéndola en función del tamaño que necesites para cubrir tu boca, mentón y nariz.

Cómo hacer una mascarilla casera con una camiseta

Pero hay muchas personas que no tienen la habilidad de coser y que no se ven capacitadas para hacer la mascarilla anterior. Ante esos casos puedes optar por reutilizar una camiseta de algodón para crear un cubrebocas. Solo necesitarás este material, aunque desde los CDC recomiendan hacer dos capas.

Mascarillas casera con una camiseta

Paso a paso:

  1. Recorta la parte inferior de la camiseta con un grosor entre 17 y 20 cm, en función del tamaño de la cara que vaya a cubrir.
  2. En el trozo de camiseta obtenido, marca y recorta un rectángulo de entre 15 y 17 cm de largo que coincida con uno de los laterales.
  3. Haz un corte en la mitad de las dos tiras resultantes.
  4. Coloca la zona de la tela en la parte inferior del rostro y ata las tiras por encima de la cabeza y en la zona de la nuca.

Cómo hacer una mascarilla casera con bandana y filtro de café

Una bandana que tengas por casa –de unos 50 cm por 50 cm–, un filtro de café de la cocina y dos gomas elásticas también pueden servir como materiales para la elaboración de una mascarilla casera.

Mascarillas casera con bandana

Paso a paso:

  1. Coge el filtro de café, dóblalo, córtalo por la mitad y desecha la parte más puntiaguda.
  2. A continuación, estira la bandana, dóblala por la mitad y coloca el filtro recortado en el centro del rectángulo.
  3. Dobla la bandana en tres por los extremos e inserta las dos gomas en los extremos a una distancia de 15 cm.
  4. Pliega los extremos de la bandana hacia dentro y a la mitad.
  5. Coloca las gomas en las orejas y la mascarilla cubriendo la nariz, boca y mentón.

¿Cómo limpiar las mascarillas caseras?

Las mascarillas caseras hechas con telas de sábana o con camisetas pueden lavarse a mano o en la lavadora y volverse a reutilizar, siempre y cuando no se hayan roto o deformado. Los cubrebocas con bandana y filtro de café pueden volver a usarse lavando la tela y reemplazando el filtro por otro nuevo.

A pesar de que los CDC han explicado cómo hacer estas mascarillas caseras, hay que tener en cuenta que no suponen una protección total, por lo que si puedes tener acceso a unas homologadas es mejor que utilices una de ellas, así como debes mantener los hábitos de higiene de manos y de separación entre personas que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para reducir el riesgo de contagio. Y, además, lavarte las manos siempre antes de quitártela o si mientras la llevas puesta la tocas sin querer, y también después.

Igualmente, recuerdan, este tipo de revestimientos de tela para la cara no se deben colocar en niños menores de 2 años de edad, aquellas personas que tengan problemas para respirar o que se encuentren inconscientes, incapacitados o que no puedan quitarse la cubierta sin ayuda.

Creado: 7 de abril de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD