PUBLICIDAD

Las terapias con perros ayudan en los tratamientos de alcoholismo

Las personas en tratamiento para superar su adicción al alcohol podrían mejorar su adherencia al mismo y su control sobre las tentaciones que experimentan gracias a las terapias realizadas con perros.
Escrito por: Natalia Castejón

21/01/2019

Terapia con mascotas

Dejar atrás la adicción al alcohol no es una tarea sencilla, pero un nuevo proyecto de investigación, llevado a cabo por el Instituto de Investigación del Hospital Universitario 12 de Octubre en colaboración con la Asociación Souling, podría facilitarla y ayudar a prevenir las recaídas, ya que ha concluido que complementar los tratamientos habituales frente al alcoholismo con terapias con perros puede mejorar sus resultados.

Las terapias que se han probado consistían en que los pacientes realizaran actividades cada semana con dos perros, llamados Ras y Fox, en las que los canes intentaban encontrar objetos escondidos recorriendo un camino lleno de golosinas que debían evitar. Con este ejemplo de autocontrol, las personas alcohólicas en tratamiento podían comprobar que se puede evitar la tentación y aplicar algunas técnicas aprendidas en su día a día, y que les ayuden a rechazar el alcohol en entornos difíciles.

Las terapias con perros mejoran el estado emocional de los pacientes en tratamiento por alcoholismo, ayudándoles a recuperar sus relaciones y responsabilidades

Los propios pacientes han declarado en la investigación que el contacto que han tenido con los perros les ha hecho comprender que es posible dejar a un lado el alcohol y, ante situaciones límite, elegir tomar las decisiones adecuadas. Estas terapias de grupo se han llevado a cabo con el control y el apoyo de psicólogos, guías y psiquiatras del centro hospitalario.

Evitar una posible recaída en el consumo de alcohol

Según los investigadores, este nuevo proyecto tiene la finalidad de mejorar el estado emocional de los pacientes que están luchando contra el alcoholismo, para de esta manera evitar una posible recaída, poniendo en práctica cambios en los hábitos diarios, que les pueden ayudar a recuperar las relaciones sociales, aficiones o responsabilidades que habían perdido por culpa de su dependencia del alcohol.

Y es que, como ha explicado Gabriel Rubio, jefe del Servicio de Psiquiatría y Salud Mental, del Hospital Universitario 12 de Octubre, es necesario que los pacientes se sientan motivados para que se den cuenta de que no solo tienen que dejar de beber, sino cambiar su estilo de vida.

Todavía no se han publicado los resultados del estudio preliminar, tan solo se han presentado las primeras conclusiones esperanzadoras sobre el complemento del tratamiento convencional del alcoholismo con la terapia con perros, sin embargo, los investigadores tienen previsto seguir con el proyecto durante todo el año para poder presentar unos resultados más completos y contrastados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD