La FDA aconseja dosificar las vacunas anti-COVID-19 como está aprobado

Las vacunas ARN mensajero contra el COVID-19 aprobadas deben administrarse según los programas de dosificación establecidos por la FDA en base a los resultados de los ensayos clínicos, según advierte este organismo.
Escrito por: Eva Salabert

05/01/2021

La FDA aconseja dosificar las vacunas anti-coronavirus como está aprobado

La Agencia Americana del Medicamento (FDA) ha hecho algunas recomendaciones respecto a la administración de las vacunas contra el COVID-19, con el objetivo de aclarar dudas al respecto e informar sobre cómo debe procederse para conseguir la inmunización del mayor número de personas y frenar así la transmisión del coronavirus entre la población.

Este organismo ha advertido que es muy importante que las vacunas de ARN mensajero (ARNm) que ha aprobado para prevenir esta enfermedad infecciosa –y que han demostrado una eficacia de alrededor del 95%– se administren de acuerdo con los programas de dosificación establecidos en base a los resultados de los ensayos clínicos aleatorios que se han llevado a cabo para comprobar su seguridad y eficacia.

La FDA insiste en que los proveedores de atención médica sigan el programa de dosificación autorizado por este organismo para cada vacuna contra el COVID-19

La FDA ha señalado que ha seguido los debates e informes en los que se hablaba de la posibilidad de reducir el número de dosis, aumentar el tiempo entre estas, modificarlas (media dosis), o combinar vacunas, para aumentar el número de individuos inmunizados en el menor tiempo posible, pero que actualmente estos cambios o variaciones no están avalados por evidencias científicas, por lo que hasta que no existan datos contrastados que los sustenten no deben realizarse para evitar riesgos de salud pública que podrían menoscabar el éxito de la vacunación.

Respetar dosis e intervalos entre vacunas contra el SARS-CoV-2

Los datos disponibles hasta el momento apoyan el empleo de dos dosis determinadas de cada vacuna que se deben administrar a intervalos específicos. En el caso de la vacuna de Pfizer-BioNTech el intervalo es de 21 días entre la primera y la segunda dosis. Y para la vacuna de Moderna el intervalo es de 28 días entre la primera y la segunda dosis.

Usar un régimen de dosis única o administrar una cantidad inferior de la dosis evaluada en los ensayos clínicos sin conocer la profundidad y duración de la protección que proporciona podría tener consecuencias indeseadas, según la FDA, ya que hay alguna indicación de que la profundidad de la respuesta inmune está asociada con la duración de la protección proporcionada. Si las personas desconocen la protección que proporciona la vacuna, podrían creer que están completamente protegidas cuando no es así y adoptar comportamientos de riesgo que podrían hacer que contrajeran la infección por SARS-CoV-2.

Por ello, la agencia estadounidense ha insistido en que sus decisiones siempre se basan en datos y ciencia, y hasta que los fabricantes de las vacunas dispongan de información científica que respalde un cambio en la administración de estos fármacos, recomiendan enfáticamente que los proveedores de atención médica sigan el programa de dosificación autorizado por la FDA para cada vacuna contra el COVID-19. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD