Tomar AINE no empeora el pronóstico de los pacientes con COVID-19

Los pacientes con COVID-19 hospitalizados que toman antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno, antes de su ingreso no tienen más riesgo de necesitar cuidados intensivos, oxígeno o ventilación mecánica.
Escrito por: Eva Salabert

10/05/2021

Antiinflamatorios no agravan el COVID-19

Al principio de la pandemia por coronavirus se especuló con la posibilidad de que tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o AINE, como el ibuprofeno, podría resultar perjudicial para los infectados, aunque posteriormente se desmintió. Ahora, un nuevo estudio observacional realizado con 72.179 personas ha despejado las dudas al respecto, ya que ha determinado que el uso de estos fármacos no conlleva tasas más altas de enfermedad grave o muerte en los pacientes hospitalizados por COVID-19.

El estudio que ha llegado a esta conclusión se denomina ISARIC CCP-UK (Protocolo internacional de caracterización clínica del Consorcio de infecciones respiratorias agudas graves e infecciones emergentes del Reino Unido) y se ha publicado en The Lancet Rheumatology. Es el más grande de este tipo y sus resultados han mostrado de forma clara que el uso continuado de AINE en los pacientes con COVID-19 es seguro.

El uso de AINE no conlleva tasas más altas de enfermedad grave o muerte en los pacientes hospitalizados por COVID-19

En el nuevo estudio se incluyó a pacientes diagnosticados con COVID-19 o con una gran sospecha de infección por SARS-CoV-2 ingresados en 255 centros hospitalarios de Inglaterra, Escocia y Gales, entre enero y agosto de 2020. Los AINE se emplean de forma habitual en el tratamiento del dolor agudo y de las patologías reumatológicas como la osteoartrosis o la artritis reumatoide, y El 5,8% de los pacientes seleccionados (4.211) había tomado AINE antes de su admisión.

Los investigadores recogieron información sobre la medicación que se había prescrito a los pacientes y que estos tomaban en ese momento, o habían tomado en los 14 días previos a su ingreso hospitalario, además de información demográfica y de su historial médico. Se usaron análisis de modelos para evaluar los efectos de los AINE que habían tomado los pacientes antes de su hospitalización sobre las tasas de mortalidad en el hospital, la gravedad del COVID-19, el ingreso en UCI, la necesidad de ventilación –invasiva o no invasiva–, la administración de oxígeno, o el desarrollo de una lesión renal aguda, datos que se compararon después con los de pacientes que no habían tomado AINE.

El COVID no fue más grave en pacientes que tomaban AINE

Así comprobaron que aquellos que tomaron AINE no tenían más probabilidades de ser ingresados ​​en la UCI, necesitar ventilación invasiva o no invasiva, o precisar oxígeno. Alrededor de una tercera parte de los pacientes incluidos en el nuevo estudio (30,4%, 1.279 de 4.211) que habían tomado AINE antes de ser ingresados en el hospital por COVID-19 fallecieron, y esta tasa fue similar (31,3%, 21.256 de 67.968) en los pacientes hospitalizados que no habían tomado estos fármacos. Se observó que en los pacientes con enfermedad reumatológica el uso de AINE no incrementó la mortalidad.

“Tenemos pruebas claras de que los AINE son seguros de usar en pacientes con COVID-19, lo que debería brindar tranquilidad tanto a los médicos, como a los pacientes”

El profesor Ewen Harrison, de la Universidad de Edimburgo y autor principal del estudio, explicó que “los AINE se usan habitualmente para tratar a personas de todo el mundo para una variedad de afecciones, desde dolores y molestias leves, hasta afecciones crónicas como artritis y enfermedades cardiovasculares. Muchas personas confían en ellos para poder realizar sus actividades diarias. Cuando comenzó la pandemia hace más de un año, necesitábamos estar seguros de que estos medicamentos comunes no conducirían a peores resultados en las personas con COVID-19. Ahora tenemos pruebas claras de que los AINE son seguros de usar en pacientes con COVID-19, lo que debería brindar tranquilidad tanto a los médicos, como a los pacientes, de que pueden continuar usándose de la misma manera que antes de que comenzara la pandemia”.

Algunas limitaciones del estudio son que solo se analizó al 60% de los pacientes hospitalizados en Reino Unido durante el tiempo en el que se realizó y que no se incluyó a los que estando graves no hubieran sido hospitalizados, aunque es de suponer que la mayoría de las personas con infección grave habrían sido hospitalizadas. Tampoco se determinó si a estos pacientes se les siguieron administrando AINE mientras estuvieron en el hospital.

Los investigadores tampoco averiguaron cuánto tiempo llevaban tomando AINE los pacientes antes de ser ingresados, ni si los tomaban como tratamiento de enfermedades a largo plazo, o para aliviar ciertos síntomas a corto plazo. Además, en Reino Unido el AINE más usado es el ibuprofeno, por lo que se desconoce si sería posible generalizar los resultados del trabajo a otros países donde sean otros los AINE más utilizados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD