Alzhéimer y enfermedad cardiovascular tienen 4 biomarcadores comunes

Descubren que el alzhéimer y la enfermedad cardiovascular podrían tener, al menos, cuatro potenciales biomarcadores conjuntos, lo que podría ayudar a crear herramientas diagnósticas y terapéuticas.
Escrito por: Natalia Castejón

11/05/2022

Alzheimer y cardiopatías: 4 nexos comunes

La enfermedad cardiovascular parece completamente diferente al alzhéimer, sin embargo, un estudio realizado por miembros de la Universidad de Granada (UGR) y del Hospital Universitario Clínico San Cecilio ha encontrado una asociación importante entre ambos, y es que, entre ambas entidades hay, al menos, cuatro potenciales biomarcadores conjuntos.

PUBLICIDAD

Ya se sabe que el envejecimiento es el mayor factor de riesgo para el desarrollo del alzhéimer y uno importante en las enfermedades cardiovasculares, sin embargo, los factores de riesgo asociados al sistema cardiovascular desempeñan un papel clave en los trastornos cognitivos. Tanto es así, que la obesidad está relacionada con más probabilidades de demencia y tener un índice de masa corporal (IMC) alto aumenta proporcionalmente el riesgo de alzhéimer.

Los hallazgos de los investigadores, que se han publicado en la revista Biomedicines, ratifican la existencia de un nexo común entre el desarrollo de estas enfermedades a nivel genético y terapéutico. Precisamente en el terreno terapéutico se ha encontrado que el uso de algunos anticoagulantes orales podrían ser beneficiosos en el tratamiento de trastornos neurodegenerativos.

PUBLICIDAD

Biomarcadores comunes con potencial terapéutico

La investigación se ha llevado a cabo gracias a estudios bioinformáticos y la validación de muestras de tejido vascular calcificado de pacientes diabéticos afectados por enfermedades cardiovasculares, que incluyen la enfermedad coronaria, la enfermedad cerebrovascular y la enfermedad arterial periférica. Se han identificado como potenciales biomarcadores comunes la Apolipoproteína E, la Clusterina, la Haptoglobina y la Alpha-2-Macroglobulina.

En más del 90% de los pacientes con alzhéimer se hallan complicaciones cardiovasculares, como la disfunción diastólica del corazón

Por otro lado, se ha observado que los cambios cerebrales en los pacientes con alzhéimer suelen ir acompañados de alteraciones vasculares, concretamente en más del 90% de los casos de pacientes se observa un deterioro en los vasos sanguíneos, que suelen derivar en complicaciones cardiovasculares, especialmente las relacionadas con disfunción diastólica del corazón.

PUBLICIDAD

“Aunque hacen falta más estudios para profundizar en la función de estos potenciales biomarcadores, la evidencia experimental indica que podrían tener un papel relevante en el desarrollo de estos trastornos, por lo que su validación abre la puerta al diseño de herramientas diagnósticas y terapéuticas que mejoren la calidad de vida de los pacientes”, ha explicado Beatriz García Fontana, una de las investigadoras del estudio.

Conocer más a fondo estas dos enfermedades puede ayudar a tratarlas y a reducir su alta tasa de incidencia. Y es que, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte, pues más de 17,5 millones de personas pierden la vida cada año en el mundo por este motivo. Además, el alzhéimer está entre las 50 primeras causas de muerte y representa entre el 50% y el 75% de todos los casos de demencia.

PUBLICIDAD

Los investigadores hacen hincapié en que, teniendo en cuenta la elevada proporción de personas que tienen problemas cardiovasculares, sería beneficioso identificar a aquellos que presentan un mayor riesgo de deterioro cognitivo. Esto permitiría establecer medidas preventivas y terapéuticas precoces, retrasando la aparición de trastornos neurológicos. Además, estudiar del riesgo cardiovascular en los pacientes con alzhéimer podría ayudar a reducir posibles daños irreversibles.

Actualizado: 11 de mayo de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD