PUBLICIDAD

Asocian un antihipertensivo común con mayor riesgo de cáncer de piel

El consumo prolongado de hidroclorotiazida, un fármaco que se usa habitualmente para controlar los niveles de presión arterial, puede aumentar hasta siete veces el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

13/12/2017

Hipertensión

Los que tomaron hidroclorotiazida tenían hasta siete veces más riesgo de sufrir carcinoma de células escamosas.

La Sociedad Danesa del Cáncer ha realizado un estudio que muestra que el consumo de medicamentos que contengan hidroclorotiazida –un diurético que se emplea con frecuencia en el tratamiento de la hipertensión arterial–, solos o en combinación con otros fármacos, hace que la piel sea más vulnerable a la acción de los rayos ultravioleta e incrementa significativamente el riesgo de desarrollar carcinoma de células escamosas, un tipo de cáncer de piel no melanoma.

Para llevar a cabo la nueva investigación, que se ha publicado en Journal of the American Academy of Dermatology, se utilizaron los registros del cáncer de piel de Dinamarca, en los que se incluyen unos 80.000 casos de cáncer de piel. Los autores del trabajo, dirigidos por Anton Pottegård, investigador de la Universidad del Sur de Dinamarca, comprobaron que alrededor del 10% de los casos de carcinoma de células escamosas detectados en la población danesa podrían estar causados por el uso de este fármaco y que, de hecho, los pacientes hipertensos que tomaban esta medicación tenían hasta siete veces más probabilidades de sufrir un cáncer de este tipo.

Alrededor del 10% de los casos de carcinoma de células escamosas detectados en la población danesa podrían estar causados por el fármaco hidroclorotiazida

La hidroclorotiazida también se relaciona con cáncer de labio

Estos mismos investigadores ya habían demostrado anteriormente que la hidroclorotiazida aumentaba el riesgo de padecer cáncer de labio, por lo que aunque el cáncer de piel al que se asocia ahora tiene mucho mejor pronóstico que el melanoma, y no suele ser letal, aconsejan analizar cuidadosamente la relación riesgo beneficio a la hora de prescribir el medicamento.

La hidroclorotiazida es un fármaco eficaz para reducir la presión arterial, y su uso es muy común tanto en Estados Unidos –donde se estima que diez millones de personas usan el fármaco cada año–, como en Europa. Pottegård ha explicado que ninguna persona con hipertensión debe suspender su tratamiento sin consultarlo previamente con un especialista, pero recomienda que los pacientes que tomen este medicamento hablen con su médico para evaluar la posibilidad de sustituirlo por otros antihipertensivos que funcionan de manera similar y no presentan los efectos adversos descritos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD