PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Nueva terapia reduce complicaciones en la enfermedad hepática crónica

Una terapia génica probada en ratones ha reducido significativamente la formación de vasos sanguíneos colaterales y varices gastroesofágicas, complicaciones de la hipertensión portal y de la enfermedad hepática crónica.
Enfermedad hepática crónica, tratamiento

La terapia génica (siRNAKDR-lipoplexes) reduce significativamente la creación de vasos colaterales.

10 de Noviembre de 2017

Una nueva estrategia terapéutica permite disminuir la formación de vasos portosistémicos colaterales y varices gastroesofágicas, que son dos de las principales complicaciones de la hipertensión portal y la enfermedad hepática crónica. La investigación en la que se ha comprobado la eficacia de este tratamiento ha sido realizada por científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas (CIBEREHD) en el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), utilizando un modelo animal (murino) de hipertensión portal.

La terapia génica desarrollada por estos investigadores (siRNAKDR-lipoplexes) reduce significativamente la creación de vasos colaterales y disminuye el potencial patológico de las células endoteliales para formar estos vasos sanguíneos nocivos. El nuevo tratamiento, afirma la Dra. Mercedes Fernández, coordinadora del estudio, consigue reducir la sobreexpresión patológica de KDR –un receptor de la superficie celular endotelial implicado en la formación de los vasos anómalos–, pero preservando sus funciones fisiológicas normales, que son necesarias para que los vasos sanguíneos se mantengan sanos.

La nueva terapia puede contribuir al tratamiento de numerosas enfermedades en las que la angiogénesis desempeña un importante papel, como la inflamación, la obesidad, o la proliferación tumoral

Prevención de las varices gastroesofágicas

Los resultados del trabajo se recogen en un artículo publicado en Scientific Reports, en el que sus autores indican que este modelo de terapia celular se podría emplear para prevenir el desarrollo de grandes varices a partir de varices pequeñas, que es una de las manifestaciones de la enfermedad hepática crónica para la que en la actualidad no hay ningún tratamiento disponible.

La Dra. Fernández ha explicado que esta terapia puede constituir una nueva estrategia terapéutica en el tratamiento de numerosas enfermedades en las que la angiogénesis –un proceso orgánico en el que se forman nuevos vasos sanguíneos a partir de los que ya existen, y que es normal que se produzca durante el desarrollo del embrión o la cicatrización de una herida, pero resulta perjudicial cuando favorece, por ejemplo, la diseminación de las células cancerosas– desempeña un importante papel, y que incluyen la inflamación, la obesidad o la proliferación tumoral.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Diabetes
 

Especial

Diabetes

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de reducción de la vacunación del sarampión en niños de 2 a 11 años puede triplicar su incidencia en estas edades
'Fuente: 'Universidad de Stanford y Escuela de Medicina Baylor (Estados Unidos)''