El Huntington se podría detectar años antes de los primeros síntomas

24 años antes de que aparezcan los primeros síntomas del Huntington los portadores de la mutación genética que causa la enfermedad tienen niveles altos de NfL en el líquido cefalorraquídeo, lo que puede ayudar a su detección precoz.
Escrito por: Eva Salabert

01/06/2020

Enfermedad de Huntington se podría detectar años antes de los primeros síntomas

La enfermedad de Huntington provoca cambios en el cerebro que se pueden empezar a detectar 24 años antes de que el paciente manifieste los primeros síntomas clínicos, según ha descubierto una investigación dirigida por el University College de Londres (UCL) y que se ha publicado en The Lancet Neurology. Estos hallazgos, según los autores del trabajo, podrían contribuir con los ensayos clínicos para establecer cuál es el momento óptimo para iniciar el tratamiento de la enfermedad.

Una mutación genética responsable de la progresiva destrucción de neuronas cerebrales es la causa del Huntington, una enfermedad que por lo general se desarrolla en la edad adulta y provoca síntomas motores –caracterizados por movimientos involuntarios anormales– síntomas psiquiátricos y demencia. Los enfermos suelen fallecer en los 20 años posteriores al comienzo de los síntomas y actualmente no existen terapias efectivas para curar la enfermedad ni para frenar su progresión.

Tratar a los pacientes antes de que dicha alteración genética haya provocado un deterioro funcional es el objetivo de los investigadores, pero hasta ahora no se había podido determinar cuándo aparecen los primeros signos de daño, pero con una prueba genética que revele la susceptibilidad de Huntington los científicos cuentan con una oportunidad única para estudiar esta patología antes de que aparezcan sus síntomas.

Administrar un fármaco efectivo en el momento adecuado podría prevenir o retrasar la neurodegeneración que provoca el Huntington

Tal y como ha explicado la profesora Sarah Tabrizi, del Centro de Enfermedades de Huntington de la UCL, del Instituto de Neurología Queen Square del UCL y directora de esta investigación, el objetivo sería administrar un fármaco efectivo en el momento adecuado para controlar la enfermedad, para prevenir o retrasar la neurodegeneración que provoca el Huntington mientras la función permanezca intacta, para que los individuos que porten los genes predisponentes puedan vivir mucho más años sin sufrir un deterioro.

Los investigadores reclutaron a 64 personas con la mutación y a 67 sin la misma, que actuaron como grupo de control para establecer la comparación. A todos ellos se les sometió a una gran cantidad de pruebas, incluidas pruebas de pensamiento, comportamiento, escáneres cerebrales y proteínas en el líquido cefalorraquídeo.

En los portadores de mutaciones, según su edad y una prueba genética, una media de 24 años antes de la aparición de la enfermedad no mostraron cambios en el pensamiento, el comportamiento o los movimientos involuntarios que caracterizan habitualmente al Huntington, y hubo muy pocos signos de cambios en el escáner cerebral, pero se detectó un sutil incremento en el líquido cefalorraquídeo de una proteína neuronal llamada luz de neurolamento (NfL), que con frecuencia es el producto de células nerviosas dañadas.

Los valores de la proteína NfL predicen la aparición de Huntington

El 47% de los portadores de la mutación tenían valores de NfL en su líquido cefalorraquídeo por encima de los que se encontraron en el grupo de control 24 años antes de la aparición de la enfermedad, lo que sugiere que los autores del estudio han identificado un punto clave en el que comienzan a producirse los cambios en el cerebro. Los valores de NfL pueden por lo tanto predecir el momento en el que aparece el Huntington. Los hallazgos han sido confirmados por el empleo de datos para modelar las trayectorias previstas.

Paul Zeun, del Centro de Investigación de Enfermedades de Huntington de UCL y coautor del trabajo, ha señalado que han encontrado los que podrían constituir los primeros cambios asociados con el desarrollo de Huntingon, y que esta medida se podría utilizar para analizar y monitorear la eficacia de futuras terapias en las personas que porten los genes alterados y aún no manifiesten síntomas.

Los déficits cognitivos, motores y neuropsiquiátricos leves pueden empezar a manifestarse entre 10 y 15 años antes de la aparición del Huntington

En otras investigaciones se había comprobado que algunos síntomas de esta enfermedad como los déficits cognitivos, motores y neuropsiquiátricos leves pueden empezar a manifestarse entre 10 y 15 años antes del comienzo de la patología, ha afirmado la doctora Rachael Scahill, del Centro de Investigación de Enfermedades de Huntington de la UCL, y coautora del estudio.

La experta ha añadido que creen que empezar a tratar a estas personas justo antes de que se produzcan cambios en el cerebro podría ser lo ideal, aunque también advierte que puede producirse una compensación compleja entre los beneficios de retrasar el Huntington en ese momento y cualquier efecto adverso del tratamiento a largo plazo.

La profesora Tabrizi dirigió el primer ensayo ensayo de seguridad humana –que finalizó en 2017– de un medicamento que se desarrolló para disminuir los niveles de la proteína huntingtina en el sistema nervioso, y que redujo eficazmente los niveles de la proteína tóxica de la cazatina en los participantes. Ella es ahora una de las principales investigadoras que participan en un importante ensayo clínico global en fase III, en el que se comprueban la seguridad a largo plazo y la eficacia clínica del fármaco, y si es capaz de ralentizar la progresión de la enfermedad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD