PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Nuevo kit para diagnosticar escoliosis idiopática del adolescente

Investigadores españoles han descubierto un nuevo método para diagnosticar y seguir la evolución de la escoliosis idiopática del adolescente, que permite su detección precoz y su control, evitando radiaciones al paciente.
Una doctora examina la espalda de una niña

Diagnosticar la escoliosis precozmente permitirá detectar a los pacientes que sufrirán una evolución más agresiva de la enfermedad.

18 de Julio de 2016

Un nuevo kit con el que se diagnostica precozmente la escoliosis idiopática del adolescente, y se realiza un seguimiento de la enfermedad que permite establecer un pronóstico de su evolución, y prescribir así el tratamiento de la escoliosis más adecuado para cada paciente y evitar radiaciones innecesarias, ha sido patentado por el Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER), la Unidad de Raquis del Hospital la Fe, el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe y la Universitat de València.

La escoliosis idiopática (de origen desconocido) es el tipo de escoliosis más común (el 70-80% de los casos), y además de causar una deformidad estética, el afectado puede tener síntomas como dolor, una limitación funcional, y restricciones de la función pulmonar. Los pacientes deben someterse a exploraciones físicas y pruebas radiológicas para diagnosticar la enfermedad, y para su posterior seguimiento hasta finalizar el desarrollo esquelético, por lo que se exponen a radiaciones continuadas.

El nuevo método de diagnóstico y pronóstico basado en biomarcadores dinámicos, permitirá prescindir de la exposición repetida a rayos X para controlar la evolución de la escoliosis

La mayoría de los adolescentes afectados sigue un tratamiento conservador, que consiste en la colocación de un corsé para corregir la deformidad o evitar su progresión, pero alrededor del 10% necesita someterse a cirugía correctiva. Ahora, los investigadores han descubierto un método de diagnóstico y pronóstico basado en biomarcadores dinámicos que identifican miRNAs circulantes en el plasma sanguíneo, y que permite prescindir de la exposición repetida a rayos X para controlar la evolución de la escoliosis.

Con el nuevo kit, los especialistas podrán detectar precozmente a las personas con un riesgo más elevado de desarrollar escoliosis idiopática en la adolescencia, y decidir sobre la necesidad de seguir y tratar a estos pacientes, así como determinar cuáles serán los que sufrirán una evolución más agresiva de la enfermedad y, por tanto, podrían necesitar una cirugía antes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD