Descubren un nuevo tipo de 'colesterol bueno' que protege el hígado

Investigadores de la Universidad de Washington han identificado un nuevo tipo de colesterol 'bueno' –denominado HDL3– que se produce en el intestino y ayuda a evitar la inflamación del hígado y las enfermedades hepáticas.
Escrito por: Eva Salabert

27/07/2021

Nuevo colesterol bueno protege el hígado

El colesterol HDL, popularmente conocido como colesterol ‘bueno’ en realidad no es tan bueno, ya que existen estudios que han relacionado un exceso en sus niveles con diversos problemas de salud. De hecho, una investigación reciente del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) encontró una asociación entre la presencia de partículas de HDL grandes y un aumento del riesgo de infarto de miocardio, por poner solo un ejemplo.

La principal función del colesterol HDL es absorber el colesterol presente en la sangre y transportarlo al hígado para que sea eliminado, por lo que cuanto mayor sea la cantidad de colesterol HDL, más partículas de colesterol se eliminan y aumenta la protección cardiovascular. Pero ahora una nueva investigación realizada por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington y que se ha publicado en Science, ha descubierto un nuevo tipo de colesterol ‘bueno’ denominado HDL3 con un beneficio adicional: protege al hígado contra la inflamación.

El HDL3 se une a la proteína LBP, que a su vez se une al lipopolisacárido perjudicial y bloquea la activación de las células inmunes del hígado, evitando que este órgano se inflame

El nuevo tipo especial de colesterol ‘bueno’ que han identificado los investigadores, y que produce el intestino, tiene la capacidad de bloquear las señales bacterianas intestinales que, en caso contrario, pueden pasar desde el intestino al hígado, donde las células inmunes se activarían y desencadenarían inflamación en este órgano, produciendo daños como la hepatitis.

Relación entre el daño intestinal y el daño hepático

Los daños en el intestino pueden influir sobre la forma en que un grupo de bacterias –las gramnegativas– afectan al resto del organismo. Estas bacterias producen lipopolisacáricos, un tipo de moléculas inflamatorias que se desplazan al hígado a través de la vena porta, que suministra sangre y nutrientes al hígado desde el intestino, pero que también puede transportar sustancias producidas por la microbiota intestinal.

Por ello, si en el intestino hay moléculas inflamatorias, estas llegarán al hígado, activarán las células inmunes presentes en el mismo y provocarán inflamación hepática. El microbioma intestinal, por lo tanto, desempeña un papel clave en las enfermedades hepáticas, incluyendo la esteatosis hepática o hígado graso y la fibrosis hepática.

Los resultados del estudio sugieren que elevar de forma específica el colesterol HDL3 podría ser beneficioso y prevenir enfermedades del hígado

La Dra. Gwendalyn J. Randolph, autora principal del estudio, había observado que algunos bebés prematuros que padecen enterocolitis necrotizante, una inflamación del intestino, llegaban a desarrollar enfermedades del hígado aunque el tratamiento de la enterocolitis hubiese tenido éxito e incluso les hubiesen retirado parte del intestino afecto mediante cirugía. Randolph y sus compañeros estudiaron la relación entre esta enfermedad del intestino y las del hígado en ratones con enterocolitis necrotizante a los que extirparon una porción del intestino delgado y analizaron la fibrosis hepática resultante.

Elevar el colesterol HDL podría prevenir enfermedades hepáticas

Comprobaron que el HDL3 alcanzaba el hígado a través de la vena porta. Utilizando herramientas de rastreo consiguieron iluminar diferentes órganos para identificar el HDL3 y seguirlo en su camino del intestino al hígado. En el trayecto el HDL3 se une a la proteína LBP, que a su vez se une al lipopolisacárido perjudicial y bloquea la activación de las células inmunes del hígado, evitando así que este órgano se inflame.

Los autores del trabajo también demostraron que si disminuye el HDL3 en el organismo los daños en el hígado se agravan. Existe un fármaco que puede incrementar de forma artificial el HDL3 en los ratones con buenos resultados, pero no está disponible para los humanos, por lo que se investigará esta posibilidad, ya que aunque los medicamentos que aumentan el colesterol HDL no han demostrado ser beneficiosos, los resultados del estudio sugieren que elevar de forma específica el colesterol HDL3 sí podría proporcionar beneficios y prevenir enfermedades del hígado.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD