Descubren el 'eslabón perdido' para controlar la presión arterial

60 años después, descubren dónde están los 'barómetros' naturales de la presión arterial en el organismo y cómo ayudan a prevenir niveles elevados de tensión arterial, lo que puede ser útil para desarrollar tratamientos de la hipertensión.
Escrito por: Eva Salabert

05/08/2021

Hallazgo para bajar la presión arterial

Bajar la presión arterial de forma natural sin necesidad de recurrir a medicamentos ayuda a proteger la salud en general, y el corazón en particular. Por ello, durante más de 60 años los científicos habían buscado, aunque sin éxito, la localización exacta de los 'barómetros' naturales de la presión arterial en el interior del cuerpo humano. Ahora, científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Virginia han conseguido determinar dónde se ubican estos sensores celulares capaces de detectar sutiles cambios en la presión sanguínea y ajustar los niveles de hormonas para mantenerlos bajo control.

Los científicos ya sospechaban que estos 'barómetros' o 'barorreceptores' se encontraban en células renales especializadas denominadas células de renina, pero hasta el momento nadie había logrado localizar los 'barorreceptores'. Los resultados del trabajo, que se han publicado en Circulation Research, revelan su localización, cómo funcionan, y cómo ayudan a prevenir los niveles de presión arterial elevados (hipertensión) o que estos sean demasiado bajos (hipotensión).

Han descubierto un mecanismo vital para la capacidad del organismo de mantener la presión arterial correcta, que puede ayudar a desarrollar nuevas terapias para manejar la hipertensión

Los investigadores esperan que estos conocimientos conduzcan al desarrollo de nuevos tratamientos de la hipertensión. “Fue emocionante descubrir que el mecanismo de detección de la presión, el barorreceptor, era intrínseco a la célula de renina, que tiene la capacidad de detectar y reaccionar –ambas cosas– dentro de la misma célula. Así que las células de renina son sensores y respondedores”, ha explicado la Dra. Maria Luisa S. Sequeira-Lopez, principal autora del estudio.

Un sensor de la presión arterial

En 1957 se propuso por primera vez la hipótesis de la existencia de un sensor de presión en el interior de las células de renina, basándose en que dichas células tenían que saber cuándo liberar renina, que es una hormona que ayuda a regular la presión arterial, pero la sospecha de la existencia de este barómetro celular no era suficiente para saber en qué consistía y si se encontraba en las células de renina o en la circundantes.

El equipo de la Dra. Sequeira-López empleó un nuevo abordaje para averiguarlo. Descubrieron que aplicando presión a las células de renina en placas de laboratorio se desencadenaban cambios en las células y disminuía la actividad del gen de renina, Ren 1. También compararon las diferencias en la actividad del gen en los riñones expuestos a una presión más bajo o más elevada.

En definitiva, cuando los barorreceptores detectan demasiada presión fuera de la célula de renina, la producción de renina se restringe, mientras que la presión sanguínea demasiado baja impulsa la producción de más renina. Este maravilloso mecanismo es vital para la capacidad del organismo de mantener la presión arterial correcta. Y ahora, después de más de 60 años, por fin comprendemos cómo y por qué. Un hallazgo que, según la Dra. Sequeira-Lopez puede servir para desarrollar nuevas terapias para manejar la hipertensión.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD