PUBLICIDAD

Una nueva mosquitera con insecticidas reduce los casos de malaria

Una nueva clase de mosquitera impregnada con una combinación de insecticidas reduce un 12% los casos de malaria clínica y un 51% el riesgo de picadura de mosquitos transmisores de la enfermedad.
Escrito por: Eva Salabert

17/08/2018

Mosquitera utilizada en Burkina Faso

© Universidad de Durham / Steve Lindsay

Los mosquitos del género Anopheles, que transmiten la malaria con su picadura, son cada vez más resistentes a los insecticidas piretroides con los que se tratan las mosquiteras tradicionales. Así, aunque el uso de estas redes había conseguido que disminuyera significativamente la incidencia de la enfermedad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de que el número de casos de malaria está aumentando de nuevo en ciertas zonas, y que una de las posibles causas es la presencia de vectores con resistencia a los insecticidas.

Un ejemplo de este grave problema de salud es lo que sucede en Burkina Faso, donde los mosquitos son especialmente resistentes a los insecticidas convencionales, que solo acaban con el 20% de estos insectos, según datos de 2015. Precisamente en este país es donde se ha realizado un ensayo clínico, en el que han participado más de 2.000 niños, para probar una nueva mosquitera que contiene una combinación de sustancias químicas que resultan más eficaces para repeler y eliminar a los mosquitos.

Las nuevas mosquiteras, que incluyen un insecticida piretroide y piriproxifeno, una sustancia que regula el crecimiento de los insectos acortando su vida y disminuyendo su capacidad reproductiva, se instalaron en 91 aldeas de este país del África subsahariana y protegieron a un total de 1.980 niños en 2014 y 2.157 en 2015, que tenían entre seis meses y cinco años de edad.

Las nuevas mosquiteras contienen un insecticida piretroide y piriproxifeno, una sustancia que acorta la vida de los mosquitos y disminuye su capacidad reproductiva

Combinar dos tipos de insecticidas, más eficaz contra la malaria

Los resultados del trabajo han demostrado que el uso de este tipo de redes consiguió reducir un 12% los casos de malaria clínica y disminuir un 51% el riesgo de picadura de los transmisores de esta enfermedad infecciosa, en comparación con las redes que se han empleado hasta ahora. Además, los niños que durmieron bajo su protección también tuvieron un 52% menos probabilidades de sufrir anemia moderada a consecuencia de la malaria.

El estudio, que se ha publicado en The Lancet, ha sido llevado a cabo por un equipo internacional de investigadores de la Universidad de Durham y la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool (ambas en Reino Unido), el Centro Nacional de Investigación y Formación sobre el Paludismo (Burkina Faso) y el Instituto Suizo Tropical y de Salud Pública (Suiza), y es el primero que compara  una mosquitera que combina dos sustancias insecticidas con las que contienen solo el piretroide.

Los expertos consideran que hay menos probabilidades de que los mosquitos se vuelvan resistentes a las dos sustancias químicas que se combinan en las nuevas mosquiteras, y que su uso se debería extender a todas aquellas zonas donde se sospeche que las redes tradicionales ya no resultan tan efectivas como antes para evitar la picadura de estos insectos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD