PUBLICIDAD

La obesidad abdominal influye más que el IMC en el riesgo coronario

Las mujeres posmenopáusicas que tienen un perímetro abdominal por encima de lo normal, incluso si su índice de masa corporal (IMC) es adecuado, podrían tener un riesgo elevado de enfermedad coronaria.
Escrito por: Natalia Castejón

30/08/2019

Ilustración de una mujer con obesidad abdominal

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de fallecimiento en todo el mundo, especialmente en los hombres, pues las mujeres están en parte protegidas por los efectos beneficiosos de los estrógenos en el sistema circulatorio. No obstante, durante y después de la menopausia esa barrera protectora va disminuyendo, y aumentan significativamente sus probabilidades de padecer este tipo de problemas de salud, superando al riesgo que tienen los hombres de su misma edad.

Uno de los factores de riesgo más conocido de los problemas de corazón es la obesidad, pues provoca un trastorno en las células endoteliales, más riesgo de aterosclerosis y resistencia a la insulina, entre otros inconvenientes. Además, suele acompañarse de otros factores de riesgo cardiovascular, como la diabetes o la hipertensión arterial.

El exceso de grasa abdominal indica el riesgo coronario

Ahora un reciente estudio, que ha sido publicado en la revista Menopause, ha revelado que la obesidad abdominal –o exceso de grasa alrededor de la cintura– podría influir más que el índice de masa corporal (IMC) a la hora de indicar el riesgo de enfermedad coronaria en las mujeres posmenopáusicas.

Las mujeres posmenopáusicas con obesidad abdominal tienen más riesgo coronario, aunque su índice de masa corporal sea normal

La investigación ha sido realizada gracias a casi 700 mujeres coreanas que fueron sometidas a un seguimiento en el que se observó que las que presentaban obesidad abdominal tenían unas probabilidades más altas de sufrir una enfermedad arterial coronaria. En cuanto al IMC, no se encontraron diferencias notables y esto, según los autores, vendría a decir que la obesidad general no es un factor de riesgo para desarrollar este tipo de patologías.

Stephanie Faubion, directora médica de la Sociedad Estadounidense de Menopausia (NAMS), ha declarado que este estudio demuestra la importancia de identificar en consulta a las mujeres que tienen un exceso de tejido adiposo abdominal para poder mejorar su salud futura modificando su estilo de vida, incluso cuando el IMC está en niveles adecuados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD