190.000 personas podrían morir en África si no se controla el COVID-19

El COVID-19 podría causar 190.000 muertes y 44 millones de contagios en África si no se controla la pandemia por coronavirus debido a su deficiente sistema sanitario, según ha alertado la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Escrito por: Natalia Castejón

08/05/2020

190.000 personas podrían morir en África si no se controla el coronavirus

Los casos de COVID-19 en el mundo se acercan a los cuatro millones y casi 300.000 personas han fallecido ya por su causa, sin embargo, parece que África todavía se libra de los efectos más notables del virus, pues según ha declarado el Dr. Matshidiso Moeti, director regional de la Organización Mundial de la Salud para África, hay más de 51.000 casos confirmados y 2.000 fallecimientos relacionados con la enfermedad, unas cifras bajas para tratarse de un continente tan grande y con unos sistemas sanitarios con muchas carencias.

Es precisamente esto último lo que preocupa a la OMS, pues ha realizado un estudio analizando 47 países de África, cuyos resultados predicen que en el primer año de la presencia del coronavirus en el continente podría producirse la muerte de entre 83.000 y 190.000 personas y se podrían llegar a dar entre 29 y 44 millones de contagios si no se toman las medidas necesarias para contener la expansión del SARS-CoV-2.

Además, creen que se necesitarían entre 3,6 y 5,5 millones de hospitalizaciones, donde entre 82.000 y 167.000 pacientes precisarán la administración de oxígeno, y entre 52.000 y 107.000 presentarán enfermedad grave y necesidad de medidas de apoyo respiratorio.

Falta de UCI y acceso limitado a la atención sanitaria en África

Los motivos que considera la OMS por los que se alcanzarían estas cifras serían por su sistema sanitario débil –solo cuentan con una media de nueve camas de UCI para cada millón de habitantes– y por la falta de acceso a agua que permitiera cumplir con las medidas de higiene y saneamiento, como el continuo lavado de manos.

El sistema sanitario de los países africanos es deficiente, pues solo cuentan con una media de nueve camas de UCI para cada millón de habitantes

El acceso a las instalaciones médicas por parte de la población africana es muy reducida, por lo que serían muchas las personas que no podrían recibir atención sanitaria en caso de contraer la infección por coronavirus, e incluso se producirían complicaciones en otras enfermedades que se tratan fácilmente.

Aun así, en la investigación se ha encontrado que las tasas de transmisión pronosticadas para África serían más bajas que en otras partes del mundo, y su incidencia y mortalidad también. Esto podría deberse a factores medioambientales como las elevadas temperaturas, la juventud de la población, o el control que ya se tiene frente a otras enfermedades contagiosas.

No obstante, aunque esto último supone una buena noticia, parece ser que también preocupa que este brote se pueda prolongar durante varios años en África, pues tal y como ha explicado el Dr. Moeti aunque no se extenderá de manera exponencial como en otros lugares del mundo, sí que probablemente estalle en focos de transmisión. También ha añadido que se tiene que actuar cuando antes pues “la importancia de promover medidas de contención efectiva es más crucial que nunca, ya que la transmisión sostenida y extendida del virus podría afectar gravemente a nuestros sistemas sanitarios”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD