El 10% de pacientes con COVID-19 grave tienen anticuerpos ‘erróneos’

Descubren la existencia de causas inmunológicas y genéticas que agravan la COVID-19. Más del 10 % de pacientes que desarrollan complicaciones, algunos jóvenes y sanos, tienen anticuerpos erróneos que boicotean al propio sistema inmune.
Escrito por: Natalia Castejón

25/09/2020

El 10% de pacientes con coronavirus grave tienen anticuerpos ‘erróneos’

La diferencia entre un paciente que ha pasado el COVID-19 de manera asintomática o con síntomas leves y otro grave o incluso mortal podría encontrarse en que algunos, incluso los jóvenes y sanos, tienen anticuerpos erróneos o un defecto genético congénito que provocaría que su sistema inmune, ante la infección del SARS-CoV-2, genere una respuesta que más que ayudar, empeora la enfermedad y la vuelve más peligrosa.

Los investigadores del estudio internacional que han descubierto causas genéticas e inmunitarias que agravan la COVID-19, han encontrado que el 10,2% de los pacientes graves de COVID-19 tenían autoanticuerpos neutralizantes, que bloqueaban una importante vía de respuesta contra el virus.

El 3,5% de los pacientes con COVID-19 tiene un defecto genético que ante el SARS-CoV-2 genera una respuesta inmune que bloquea el interferón 1, principal arma del sistema inmune contra los virus

Además, según explican en un artículo publicado en la revista Science, al menos otro 3,5% de los pacientes presentó una mutación genética que les hacía crear una respuesta inmune que bloqueaba el interferón 1–un grupo de 17 proteínas que intervienen en la multiplicación del virus y lo detienen–.

Cuando el SARS-CoV-2 infecta una célula, el sistema inmunitario reacciona y las células dendríticas empiezan a generar una proteína que sirve de alarma para todo el organismo, es el interferón 1, que viaja y se une a las células de prácticamente todos los tejidos para activar sus mecanismos de defensa contra el virus invasor. Sin embargo, en estos pacientes no se genera esta alarma, por lo que no se lucha contra ella de manera tan eficaz, haciendo que la enfermedad sea más grave e incluso cause la muerte.

La investigación ha sido realizada por la Universidad Rockefeller (EE.UU) y el Hospital Necker para Niños Enfermos de París (Francia), y ha contado con la participación de varios servicios del Hospital Universitario Vall d’Hebron, del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Detectar este defecto genético y tratarlo con otros anticuerpos

Otra investigación de los mismos autores, publicada también en Science, afirma que estas alteraciones genéticas que causan problemas a la hora de generar los interferones podrían explicar el 3,5% de los casos graves de COVID-19. Los autores han expuesto que con ambos estudios se podría dar respuesta a por qué un 14% de las personas con la infección acaban con un pronóstico mucho más grave que otros de la misma edad (incluyendo individuos entre 20 y 30 años sanos que requieren ingreso en UCI).

Anna Planas, investigadora del CSIC y miembro del estudio, expone que: “En estos estudios se presentan evidencias de que los pacientes ya tenían estos anticuerpos antes de la infección, lo que indica que hay personas que tendrían un bloqueo en la respuesta antiviral que podría hacerles más susceptibles a la infección por SARS-CoV2”.

Gracias a estos hallazgos, los investigadores ya están estudiando cómo detectar a estos pacientes con este defecto genético que genera los anticuerpos dañinos, además de valorar un posible tratamiento con otro tipo de anticuerpos para poder contrarrestar el problema.

Clave para entender por qué el COVID-19 es más mortal en hombres

Por otro lado, los hallazgos pueden también ayudar a comprender las bases moleculares que explicarían por qué la mortalidad es mayor en hombres que en mujeres. Y es que, tal y como ha subrayado Javier Martínez-Picado, coautor del estudio, el 95% de los pacientes que producen estos anticuerpos de efecto negativo son hombres, algo que le llama especialmente la atención, pues las enfermedades autoinmunes son más frecuentes en mujeres. Hasta ahora, según explica el estudio, los cuatro factores de riesgo que se conocen del COVID-19 son: ser hombre, de avanzada edad, tener enfermedades previas y tener defectos genéticos congénitos.

Los cuatro factores de riesgo que se conocen del COVID-19 son: ser hombre, de avanzada edad, con enfermedades previas y defectos genéticos congénitos.

La investigación ha sido posible gracias a las muestras sanguíneas de casi 1.000 pacientes con diagnósticos de neumonías muy graves causadas por el SARS-CoV-2. Unas pruebas que han sido comparadas con las de 600 infectados asintomáticos o con síntomas leves y con un grupo de 1.200 personas sanas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD