El long COVID puede durar indefinidamente e imitar otras dolencias

Los síntomas graves de COVID persistente pueden durar indefinidamente y ser similares a los que provocan afecciones como el síndrome de fatiga crónica o el síndrome de taquicardia ortostática postural, lo que complica el diagnóstico.
Escrito por: Eva Salabert

17/01/2023

Mujer joven con síntomas de fatiga crónica

El COVID persistente o long COVID podría afectar ya a unos 65 millones de personas en todo el mundo, según revela un nuevo estudio publicado en Nature Reviews Microbiology, que también destaca que una de cada 10 personas que contrae la infección por coronavirus SARS-CoV-2 seguirá teniendo síntomas de COVID-19 a largo plazo y sugiere que las secuelas de esta enfermedad infecciosa podrían suponer una amenaza mayor de lo que se pensaba.

PUBLICIDAD

Estudios anteriores han evidenciado que algunos pacientes con COVID-19 experimentan síntomas como un intenso cansancio, latidos cardíacos irregulares, entumecimiento de las extremidades, o incluso afecciones en órganos como el hígado o la vejiga, que se han mantenido en el tiempo, por lo que han sido diagnosticados con COVID prolongado. El nuevo trabajo ha sido realizado por dos investigadores de Patient-Led Research Collaborative, y otros dos del Scripps Research Translational Institute, que han analizado pormenorizadamente los resultados de más de 200 estudios sobre long COVID.

En informes anteriores estos investigadores han encontrado evidencias que sugieren que alrededor del 10% de las personas infectadas con el coronavirus desarrollan un COVID persistente, y que esto es más frecuente en personas de entre 36 y 50 años. Descubrieron, además, que las personas con síntomas leves de COVID prolongado probablemente se recuperarán en un año. Por el contrario, para los que sufren síntomas más graves, el pronóstico no es bueno porque hay pocas probabilidades de que los síntomas disminuyan o remitan con el tiempo.

PUBLICIDAD

Síntomas de COVID persistente similares a los de otras patologías

Los investigadores descubrieron que el long COVID es una enfermedad caracterizada por una variedad de afecciones que incluyen alteraciones neurológicas y efectos en los órganos principales y sistemas corporales complejos, en concreto observaron que los sistemas respiratorio (disnea, tos), cardiovascular (palpitaciones, miocarditis…), inmunitario, gastrointestinal (dolor abdominal, disbiosis intestinal…), neurológico (dolores de cabeza y musculares, pérdida de memoria y de la capacidad de concentración, niebla mental, trastornos del sueño…) urinario, endocrino y reproductivo (disfunción eréctil, bajo conteo de espermatozoides, menstruaciones irregulares…) se vieron afectados por el COVID prolongado.

“Una proporción significativa de personas con COVID prolongado pueden tener discapacidades de por vida si no se toman medidas”

Otro de los hallazgos relevantes del estudio es que, en muchos casos, los síntomas de COVID persistente o long COVID se vuelven casi indistinguibles de los que caracterizan a otras patologías, como el síndrome de fatiga crónica, el síndrome de activación de mastocitos y el síndrome de taquicardia ortostática postural, lo que complica su diagnóstico y tratamiento. Muchos de estos síntomas, señalan los investigadores, son consistentes con una disfunción autonómica.

PUBLICIDAD

Los autores encontraron muchos casos de pacientes que padecían COVID prolongado y tenían síntomas idénticos al síndrome de taquicardia ortostática postural. Los hallazgos sugieren que estos pacientes vivirán con sus síntomas durante el resto de sus vidas y que las mujeres parecen tener más riesgo de desarrollar un COVID persistente. Los investigadores  concluyen advirtiendo que “una proporción significativa de personas con COVID prolongado pueden tener discapacidades de por vida si no se toman medidas”.

Actualizado: 19 de enero de 2023

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD