Tras infectarse de COVID el riesgo de muerte es alto durante 18 meses

Los pacientes con COVID-19 tienen una probabilidad de muerte hasta 81 veces mayor en las primeras tres semanas de infección que los no contagiados, un riesgo que se mantiene elevado durante 18 meses después de la infección.

19/01/2023

Problema cardiaco en paciente con COVID-19

El COVID-19 está asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte a corto y largo plazo, según un estudio en casi 160.000 participantes publicado en Cardiovascular Research, una revista de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC). En comparación con las personas no infectadas, la probabilidad de muerte de los pacientes con COVID-19 fue hasta 81 veces mayor en las primeras tres semanas de infección y se mantuvo cinco veces mayor hasta 18 meses después.

PUBLICIDAD

“Los pacientes con COVID-19 tenían más probabilidades de desarrollar numerosas afecciones cardiovasculares en comparación con los participantes no infectados, lo que puede haber contribuido a sus mayores riesgos de muerte”, dijo el autor del estudio, el profesor Ian CK Wong de la Universidad de Hong Kong. “Los hallazgos indican que los pacientes con COVID-19 deben ser monitoreados durante al menos un año después de recuperarse de la enfermedad aguda para diagnosticar las complicaciones cardiovasculares de la infección, que forman parte de la larga duración del COVID”.

“Los hallazgos indican que los pacientes con COVID-19 deben ser monitoreados durante al menos un año después de recuperarse de la enfermedad aguda para diagnosticar las complicaciones cardiovasculares de la infección"

Este estudio comparó la aparición de afecciones cardiovasculares y la muerte en personas infectadas y no infectadas reclutadas antes de diciembre de 2020, cuando no había vacunas disponibles en el Reino Unido. Más de 7500 pacientes con infección por COVID-19 diagnosticada entre el 16 de marzo de 2020 y el 30 de noviembre de 2020 fueron identificados por el UK Biobank. Cada paciente se emparejó con hasta 10 personas sin COVID-19 durante el período de estudio (16 de marzo de 2020 hasta el final de seguimiento el 31 de agosto de 2021) y una cohorte histórica antes de la pandemia (16 de marzo de 2018 a 30 de noviembre de 2018). Cada grupo no infectado tenía más de 70.000 participantes que eran similares al grupo de COVID-19 en cuanto a edad, sexo, tabaquismo, diabetes, presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares y otras, índice de masa corporal, origen étnico y privaciones. En los tres grupos, la edad promedio fue de 66 años y había casi el mismo número de mujeres y hombres.

PUBLICIDAD

El profesor Wong explicó: "La cohorte de control histórica se incluyó para descartar el efecto de la reducción o cancelación de los servicios de atención médica de rutina durante la pandemia, lo que condujo a un empeoramiento de la salud y una mayor mortalidad incluso en personas no infectadas". Los datos se obtuvieron de los registros médicos y de defunción para resultados que incluyeron enfermedades cardiovasculares importantes (una combinación de insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular y enfermedad coronaria); numerosas condiciones cardiovasculares como apoplejía, fibrilación auricular e infarto de miocardio; muerte por enfermedad cardiovascular; y todas las causas de muerte. Las asociaciones se evaluaron para la fase aguda (dentro de los 21 días posteriores al diagnóstico de COVID-19) y la fase posaguda (a partir de los 22 días posteriores al diagnóstico y continuando hasta los 18 meses). Los participantes con antecedentes de un resultado particular fueron excluidos de ese análisis.

PUBLICIDAD

En comparación con las dos cohortes no infectadas, los pacientes con COVID-19 tenían aproximadamente cuatro veces más probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular importante en la fase aguda y un 40% más de probabilidades en la fase posaguda. En comparación con las personas no infectadas, el riesgo de muerte en pacientes con COVID-19 fue hasta 81 veces mayor en la fase aguda y cinco veces mayor en la fase posaguda. Los pacientes con COVID-19 grave tenían más probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular importante o morir que los casos no graves.

Los pacientes con COVID-19 tenían una mayor probabilidad de sufrir varias afecciones cardiovasculares en comparación con los participantes no infectados tanto a corto como a largo plazo, incluidos infarto de miocardio, enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca y trombosis venosa profunda. Los riesgos de algunas afecciones cardiovasculares, por ejemplo, accidente cerebrovascular y fibrilación auricular, aumentaron en los pacientes con COVID-19 a corto plazo, pero luego volvieron a los niveles normales.

PUBLICIDAD

El profesor Wong dijo: “Este estudio se realizó durante la primera ola de la pandemia, y las investigaciones futuras deberían evaluar los brotes posteriores. Investigaciones anteriores han indicado que la vacunación contra la COVID-19 puede prevenir complicaciones, y se necesitan más estudios para investigar su eficacia en la reducción de los riesgos de enfermedad cardiovascular y muerte después de la infección por COVID-19 en pacientes con la vacuna contra la COVID-19 en comparación con los que no la recibieron”.

El portavoz de ESC, el profesor Héctor Bueno, del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), Madrid, España, dijo: "El COVID-19 ha tenido un gran impacto en los pacientes con enfermedades cardiovasculares, que tenían menos probabilidades de recibir una atención óptima durante la pandemia y más probabilidades de morir de la infección. Este estudio muestra que la COVID-19 también aumenta el riesgo de tener complicaciones cardiovasculares y morir en las primeras semanas después de la infección y se mantiene alto durante meses, lo que sugiere que la monitorización cardiovascular específica puede ser apropiada en estos pacientes”.

PUBLICIDAD

Fuente: Sociedad Europea de Cardiología (ESC)

Actualizado: 19 de enero de 2023

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD