El tipo de respuesta inmune temprana predice la gravedad del COVID-19

La respuesta inmune de las células natural killers (NK) es muy potente al inicio de la infección por coronavirus, pero su tipo de activación es muy diferente en los pacientes con COVID-19 leve o grave, según un estudio.
Escrito por: Eva Salabert

25/08/2020

Célula Natural Killer (NK)

Un nuevo estudio ha comprobado que las células inmunes conocidas como natural killers (NK) o asesinos naturales se activan de forma muy potente al iniciarse la infección por coronavirus, pero que el tipo de activación es diferente en los pacientes con COVID-19 leve o grave; un hallazgo que contribuye a conocer mejor cómo se produce la reacción inflamatoria excesiva, denominada 'tormenta de citoquinas'.

En la investigación, que ha sido realizada por científicos del Instituto Karolinska de Suecia en colaboración con colegas del Karolinska University Hospital, y se ha publicado en Science Immunology, se ha estudiado la respuesta temprana a la infección por SARS-CoV-2 de las células NK, un tipo de células del sistema inmunitario que desempeña un importante papel en el control de las infecciones virales.

El tipo de respuesta inmune de los pacientes con COVID-19 leve concordaba con la respuesta de las células NK que comparten muchos tipos de infecciones virales

Los investigadores analizaron muestras de sangre de 27 pacientes, 10 de los cuales padecían COVID-19 moderada, y 17 una forma grave de la enfermedad,  e incluyeron también muestras procedentes de 17 individuos sanos que actuaron como grupo de control. Los resultados revelaron que las células NK se activaban fuertemente en la sangre muy poco después de aparecer la infección.

Una reacción inmune diferente según la gravedad del COVID-19

Niklas Björkström, médico e investigador en inmunología en el Centro de Medicina Infecciosa del Departamento de Medicina Huddinge en el Instituto Karolinska, y líder del trabajo, ha explicado que el tipo de activación de las células NK que detectaron difería significativamente entre los pacientes con enfermedad moderada y los que se encontraban graves.

Según estos científicos era como si el tipo de respuesta inmunitaria observada en los pacientes infectados con SARS-CoV-2 con síntomas leves concordase con la respuesta de estas células NK que comparten muchos tipos de infecciones virales. Sin embargo, la respuesta de estas células en los pacientes que desarrollaron una forma grave de COVID-19 fue diferente, y en ellos generalmente las NK tuvieron una mayor expresión de las proteínas perforinas NKG2C y Ksp37, lo que según los investigadores revela una elevada presencia de las células NK adaptativas, que tienen una capacidad todavía mayor para matar a las células que constituyen su objetivo, en comparación con otras células NK.

Estos científicos estudian ahora en qué medida la respuesta inmune mediada por células NK observada en los pacientes que están muy enfermos podría contribuir a la gravedad de la COVID-19, y en qué medida otras partes de la respuesta podrían resultar beneficiosas. Björkström concluye que sus hallazgos proporcionan "información adicional sobre las reacciones inmunológicas en la infección temprana del SARS-CoV-2 y la consiguiente enfermedad COVID-19", y que esperan que ayuden a mejorar el tratamiento de estos pacientes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD