Identifican células nasales como probables vías de entrada de COVID-19

Dos tipos de células nasales que contienen proteínas que facilitan la infección por coronavirus pueden ser una vía clave de entrada para el COVID-19, según un estudio que revela que esas proteínas también están en el ojo y el intestino.
Escrito por: Eva Salabert

24/04/2020

Células nasales como probables vías de entrada de COVID-19

El SARS-CoV-2 actúa de forma similar a otros coronavirus anteriores como el SARS o el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS) para infectar a las personas, y un nuevo estudio ha identificado dos tipos de células nasales que es muy probable que sean utilizadas por el patógeno para introducirse en el organismo, ya que tienen elevados niveles de proteínas que le permiten infectar a las células, lo que también podría ayudar a comprender por qué se transmite con tanta facilidad de un individuo a otro.

La investigación que ha llegado a esta conclusión se ha publicado en Nature Medicine, y ha sido realizada por un equipo internacional de científicos franceses, británicos y holandeses que han comprobado que las células caliciformes y las cilíndricas presentes en la nariz desempeñan un papel clave para contraer el COVID-19. Además, han observado que las células de los ojos y otros órganos contienen también las proteínas que favorecen la introducción del patógeno en el cuerpo.

El hecho de que estas células se localicen en el interior de la nariz hace que resulten muy accesibles para el coronavirus y favorece su transmisión

Los investigadores utilizaron datos recogidos en el consorcio Human Cell Atlas Lung Biological Network de la secuenciación del ARN en más de 20 tejidos procedentes del pulmón, el ojo, la cavidad nasal, el intestino, el riñón, el corazón y el hígado de individuos que no habían sido infectados por el virus, en los que buscaron las células que expresan las proteínas que emplea el coronavirus para introducirse en ellas, según se indica en un comunicado del Wellcome Trust Sanger Institute, uno de los centros que ha participado en el estudio.

Ruta de infección inicial del coronavirus más probable

Según ha explicado Waradon Sungnak, investigador de dicho instituto y principal autor del trabajo, las proteínas que pueden activar la entrada del coronavirus, la proteína receptora humana ACE2 y la proteasa TMPRSS2, se expresan en las células de diferentes órganos, incluyendo las que se encuentran en el revestimiento interior de la nariz.

En el estudio se descubrió, además, que de entre todas las células de las vías respiratorias, las células caliciformes que producen moco y las ciliadas de la nariz eran las que presentaban los niveles más elevados de dichas proteínas, por lo que Sungnak ha sugerido que estas células pueden ser la ruta de infección inicial más probable para la entrada del virus.

El ojo sería otra posible vía de infección por coronavirus, y el estudio revela además una potencial transmisión fecal-oral

Aunque no hay que olvidar que existen otros muchos factores que influyen en la capacidad de transmisión del SARS-CoV-2, como ha advertido Martijn Nawijn, de la Universidad holandesa de Groninga, y otro de los autores del estudio, que señala que el hecho de que estas células se localicen en el interior de la nariz hace que resulten muy accesibles para el virus y favorece el contagio a otras personas, lo que puede ayudar a explicar las rápidas tasas de infección del virus que se han observado hasta ahora.

Las proteínas que favorecen la infección también están en el ojo

Estos científicos también descubrieron que las dos proteínas clave para que el virus penetre en el cuerpo, ACE2 y TMPRSS2, también estaban presentes en células de la córnea del ojo y en el recubrimiento del intestino, unos hallazgos que sugieren otra posible vía de infección a través de los ojos y de los conductos lacrimales, y revela además una potencial transmisión fecal-oral.

El SARS-Cov-2 tiene unas espículas similares a una corona (de ahí el nombre de coronavirus que se da a esta familia de virus), que son la proteína denominada Spike (S) que utiliza para invadir las células humanas a través del receptor ACE2. Cuando las células están dañadas o combaten una infección, se activan varios genes inmunes, y los resultados de la investigación sugieren que la producción del receptor ACE2 en las células de la nariz “probablemente se activa al mismo tiempo que estos genes inmunes”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD