Identifican una proteína como nueva diana terapéutica para COVID-19

Descubren una nueva interacción entre la proteína de pico del SARS-CoV-2 y la proteína de unión a galectina-3 (LGALS3BP) que se podría convertir en una nueva diana terapéutica antivírica para combatir el COVID-19.
Escrito por: Eva Salabert

07/06/2021

Un dardo atravesando una mascarilla quirúrgica

Un equipo de científicos de King's College London, Guy's y St Thomas 'NHS Foundation Trust y King's British Heart Foundation Center (Reino Unido) ha realizado un estudio en el que han logrado identificar una novedosa interacción entre la proteína de pico del coronavirus y la proteína de unión a galectina-3 (LGALS3BP), un hallazgo que podría ayudar a desarrollar un tratamiento antivírico eficaz para combatir el COVID-19.

En la investigación, que ha sido financiada por el Centro de Investigación Biomédica de NIHR Guy y St Thomas y apoyada por subvenciones de BHF y se ha publicado en Nature Communications, también se ha descubierto que la presencia de ARN del SARS-CoV-2 detectable en la sangre en pacientes con COVID-19 es un significativo predictor de mortalidad a causa de esta enfermedad.

Unos niveles aumentados de LGALS3BP en los pulmones proporcionaron una protección a las células contra los efectos dañinos de la proteína pico del coronavirus

El profesor Manu Shankar Hari, científico clínico del NIHR de la Facultad de Inmunología y Ciencias Microbianas ha explicado que “la presencia de ARN viral detectable en plasma o suero de pacientes con COVID-19 se asocia con un mayor riesgo de enfermedad grave. También destacamos una nueva interacción con un posible efecto antiviral entre la proteína de pico SARS-CoV-2 y una proteína llamada proteína de unión a galectina-3”.

El ARN del SARS-CoV-2 en sangre, predictor de mortalidad

Para llevar a cabo el estudio se analizaron alrededor de 500 muestras de sangre de pacientes que estaban ingresados en los hospitales Guy's y St Thomas 'y King's College. Los investigadores compararon muestras de plasma y suero procedentes de pacientes con COVID-19 ingresados en UCI o en planta, y pacientes ingresados en UCI por causas diferentes a la infección por coronavirus.

Comprobaron así que casi la cuarta parte de los pacientes con COVID-19 en la UCI tenían ARNemia detectable (ARN del SARS-CoV-2) en los primeros seis días de ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos y que la presencia de ARNemia constituyó un importante predictor de mortalidad a los 28 días. En concreto, la ARNemia se detectó en el 56% de los pacientes que fallecieron, pero solo en el 13% de los que superaron la enfermedad.

“La presencia de ARN viral detectable en plasma o suero de pacientes con COVID-19 se asocia con un mayor riesgo de enfermedad grave”

Por otra parte, estos científicos detectaron LGALS3BP como una proteína de unión a la proteína pico del SARS-CoV-2 y observaron que unos niveles aumentados de LGALS3BP en los pulmones proporcionaron una protección a las células contra los efectos dañinos de la proteína pico del coronavirus.

El hecho de haber descubierto que LGALS3BP podría ser una posible proteína antiviral es prometedor, ya que el gobierno del Reino Unido estableció un Grupo de trabajo sobre antivirales en abril de 2021 con el objetivo de encontrar tratamientos eficaces que ayudaran a prevenir futuros brotes de infecciones por coronavirus y a minimizar el impacto de las nuevas variantes.

“Los resultados de nuestra investigación tienen dos implicaciones principales. En primer lugar, existe una necesidad de tecnología de diagnóstico no satisfecha de realizar pruebas cercanas al paciente para identificar la presencia de ARN viral en la sangre de los pacientes con COVID-19. En segundo lugar, nuestra investigación destaca potencialmente un objetivo de un fármaco antiviral, que es un área prioritaria destacada dentro del lanzamiento del gobierno del Reino Unido de un Grupo de trabajo sobre antivirales COVID-19”, ha concluido el profesor Manu Shankar Hari.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD