PUBLICIDAD

La vacuna y la infección de COVID-19 generan inmunidad en macacos

Dos nuevos estudios en macacos ofrecen la esperanza de que los humanos puedan desarrollar inmunidad protectora contra el coronavirus SARS-CoV-2, ya sea como resultado de una infección natural o por medio de una vacuna.

22/05/2020

La vacuna y la infección de coronavirus  generan inmunidad en macacos

Con casi 5 millones de casos confirmados en todo el mundo y más de 300.000 muertes por COVID-19, aún se desconoce mucho sobre el SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad. Dos preguntas críticas son si las vacunas evitarán la infección con el nuevo coronavirus y si las personas que se han recuperado de COVID-19 están protegidas contra la reexposición al virus, algo que un estudio preliminar español ponía en duda estos días.

Ahora, un par de nuevos estudios dirigidos por investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC) de Boston sugiere que la respuesta a estas preguntas es sí, al menos en modelos animales. Los resultados de estos estudios sobre la protección frente a una reinfección, y sobre la protección de una potencial vacuna de ADN, se publicaron hoy en la revista Science.

Un estudio en macacos sugiere que la infección con SARS-CoV-2 protege contra la reinfección después de la exposición repetida al virus

“La pandemia mundial de COVID-19 ha convertido el desarrollo de una vacuna en una prioridad biomédica principal, pero actualmente se sabe muy poco sobre la inmunidad protectora contra el virus SARS-CoV-2”, dijo el autor principal Dan H. Barouch, MD, PhD, Director del Centro de Investigación de Virología y Vacunas en BIDMC. “En estos dos estudios, demostramos en macacos rhesus que las vacunas prototipo protegen contra la infección por SARS-CoV-2 y que la infección por SARS-CoV-2 protege contra la reexposición”.

Protección de la vacuna de ADN contra el SARS-CoV-2 en primates

En el primer estudio, el equipo descubrió que seis vacunas de ADN candidatas, cada formulación con una variante diferente de la proteína viral clave, inducían respuestas de anticuerpos neutralizantes y protegían contra el SARS-CoV-2 en macacos rhesus. Barouch y sus colegas, que comenzaron a trabajar en una vacuna anti-COVID-19 a mediados de enero cuando los científicos chinos lanzaron el genoma SARS-CoV-2, desarrollaron una serie de vacunas de ADN candidatas que expresan variantes de la proteína espiga, la parte utilizada por el virus para invadir las células humanas y un objetivo clave para los anticuerpos protectores. Las vacunas están diseñadas para entrenar el sistema inmunitario del cuerpo para que reconozca el virus rápidamente tras la exposición y responda rápidamente para desactivarlo.

Para evaluar la eficacia de las vacunas, los investigadores inmunizaron 25 macacos rhesus adultos con las vacunas en investigación. Diez animales recibieron una versión simulada como grupo de control. Los animales vacunados desarrollaron anticuerpos neutralizantes contra el virus. Tres semanas después de una vacuna de refuerzo, los 35 animales fueron expuestos al virus. Las pruebas de seguimiento revelaron cargas virales drásticamente más bajas en los animales vacunados, en comparación con el grupo de control. Ocho de los 25 animales vacunados no mostraron virus detectables en ningún momento después de la exposición al virus, mientras que los otros animales mostraron niveles bajos de virus. Además, los animales que tenían niveles más altos de anticuerpos tenían niveles más bajos del virus.

La infección por SARS-CoV-2 protege contra la reeinfección en macacos

En el segundo estudio, el equipo demostró que los macacos que se recuperaron de COVID-19 desarrollaron inmunidad protectora natural contra la reinfección con el virus. Los resultados arrojan luz muy necesaria sobre la cuestión crítica de cuánta inmunidad, si es que hay alguna, proporciona la infección con SARS-CoV-2 contra encuentros posteriores con el virus.

“Las personas que se recuperan de muchas infecciones virales suelen desarrollar anticuerpos que brindan protección contra la reexposición, pero no todos los virus generan esta inmunidad protectora natural”, dijo Barouch, quien también es profesor de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard, colíder de la grupo de desarrollo de vacunas del Consorcio de Massachusetts sobre preparación de patógenos y miembro del Instituto Ragon de MGH, MIT y Harvard.

Después de exponer nueve macacos adultos al virus SARS-CoV-2, los investigadores monitorearon los niveles virales a medida que los animales se recuperaron. Los nueve animales se recuperaron y desarrollaron anticuerpos contra el virus. Más de un mes después de la infección inicial, el equipo volvió a exponer los macacos rhesus al virus. Tras la segunda exposición, los animales demostraron una protección casi completa contra el virus. Estos datos sugieren que los animales desarrollan inmunidad protectora natural contra el virus y la enfermedad que causa.

“Nuestros hallazgos aumentan el optimismo de que el desarrollo de vacunas COVID-19 será posible”, dijo Barouch. “Se necesitará más investigación para abordar las preguntas importantes sobre la duración de la protección, así como los programas de vacunación óptimos para las vacunas SARS-CoV-2 para humanos”.

Los estudios futuros probarán las vacunas basadas en Ad26 que Barouch está desarrollando en asociación con Johnson & Johnson.

Fuente: Centro Médico Beth Israel Deaconess

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD