PUBLICIDAD

No todos los pacientes con COVID-19 se inmunizan frente al coronavirus

Un estudio del IrsiCaixa muestra que el 44% de las personas que han padecido COVID-19 leve desarrollaron un nivel de anticuerpos contra el coronavirus muy bajo, por lo que dar positivo en el test no garantiza inmunidad frente a una nueva infección.
Escrito por: Eva Salabert

21/05/2020

No todos los pacientes con coronavirus se inmunizan frente al COVID-19

La deseada inmunidad de rebaño que se produce cuando una cantidad suficiente de individuos desarrolla anticuerpos contra una enfermedad –bien porque la haya contraído y superado, o bien gracias a una masiva campaña de vacunación, una herramienta que consiguió que la viruela fuera considerada erradicada por la OMS en 1980– no está cerca de conseguirse en el caso de la infección por coronavirus.

Y es que, según han informado desde el Instituto de Investigación del Sida-IRSICaixa de Badalona (Barcelona) los estudios preliminares realizados con plasma de personas expuestas al SARS-CoV-2 revelan que alrededor del 44% de las personas que han padecido COVID-19 de forma asintomática o leve tienen un nivel muy bajo de anticuerpos neutralizantes, y la mitad de ellas no muestran ninguna actividad neutralizante, por lo que podrían no estar protegidas frente a una segunda infección.

La presencia de anticuerpos podría no generar inmunidad

Los investigadores han analizado 111 muestras de plasma de individuos que han generado anticuerpos contra el SARS-CoV-2 y que padecieron COVID-19 con distintos grados de gravedad. Comprobaron así que los niveles de anticuerpos del 44% de los 29 individuos que sufrieron infección leve se encuentran por debajo del límite de detección fiable, y que la mitad de ellos no presentan ninguna actividad neutralizante, por lo que desde este punto de vista son indistinguibles de los controles no infectados.

Alrededor del 44% de las personas que han padecido COVID-19 de forma asintomática o leve tienen un nivel muy bajo de anticuerpos neutralizantes

El 56% restante sí generaron anticuerpos por encima del umbral de detección, y en los pacientes que han sufrido una forma grave de esta enfermedad infecciosa los datos preliminares indican que presentan hasta 10 veces más anticuerpos neutralizantes que los que experimentaron una clínica leve.

Julià Blanco, investigador de IrsiCaixa y el Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol, que lidera el proyecto de investigación de una vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2, ha explicado que el hecho de que las personas que tuvieron que ser hospitalizadas hayan generado muchos más anticuerpos podría atribuirse a que han estado expuestos a una mayor cantidad de virus y esto ha hecho que su sistema inmunitario reaccione de forma más potente.

Dar positivo en un test no garantiza inmunidad frente al coronavirus

Según han observado los científicos, esta respuesta inmune se produjo unos 10 días después de la aparición de los síntomas. Blanco señala que aunque ahora es necesario seguir investigando para averiguar por qué se producen estas diferencias es importante saber que dar positivo en un test no garantiza inmunidad frene al virus.

Los investigadores sugieren que la falta de anticuerpos en aquellos que tuvieron una infección leve podría indicar que han intervenido otros factores inmunológicos que lograron controlar la replicación del SARS-CoV-2, como la inmunidad innata, que no es específica contra un patógeno concreto ni se mantiene a largo plazo, o la inmunidad celular a cargo de los linfocitos T, que es capaz de eliminar a los patógenos que se encuentran en el interior de las células y que no son alcanzados por los anticuerpos.

Sin embargo, aunque se pueda demostrar que el organismo de estas personas consiguió contener la infección gracias a dichos factores, se desconoce si resultarán igual de eficaces en caso de que contraigan una segunda infección, advierte el director de IrsiCaixa, Bonaventura Clotet.

Por tanto, estos científicos advierten de la necesidad de continuar manteniendo las recomendaciones sobre higiene y distanciamiento social porque es posible que la presencia de anticuerpos no garantice inmunidad frene al coronavirus.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD