La variante Mu surgida en Colombia podría ser resistente a las vacunas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado de que está vigilando de cerca una nueva variante COVID de interés, llamada Mu, que se detectó por primera vez en Colombia en enero de 2021 y que ya se ha propagado a 39 países.
Escrito por: Natalia Castejón

02/09/2021

Científico investigando la nueva variante 'Mu'

El SARS-CoV-2 no cesa en su empeño de seguir poniéndonos en jaque con sus mutaciones, que pretenden ser más contagiosas y burlar las vacunas contra el virus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado y puesto bajo vigilancia una nueva variante COVID-19, a la que ha llamado “Mu”, que se detectó por primera vez en Colombia en enero de 2021 y cuya presencia ya se ha observado en 39 países.

El nombre científico de esta nueva variante de interés es B.1.621 –esto incluye el linaje descendiente Pango B.1.621.1–. Esta variante se conoce como 21H en la nomenclatura de Nextstrain, aunque para poder identificarla mejor y evitar estigmas hacia los países donde se detectan, la OMS le ha asignado la etiqueta Mu (μ), duodécima letra del alfabeto griego. Su principal característica es que presenta una serie de mutaciones en su estructura que podría indicar que presenta un riesgo mayor de ser más resistente a las vacunas, lo que se conoce como ‘escape inmunitario’.

4 de cada 10 contagios de COVID-19 en Colombia se deben a la variante Mu, aunque desde la OMS indican que la transmisión comunitaria sigue siendo esporádica

En el informe epidemiológico que ha publicado la OMS al respecto se indica que “los datos preliminares presentados al Grupo de Trabajo sobre la Evolución del Virus muestran una reducción de la capacidad de neutralización de los sueros de los convalecientes y de los vacunados similar a la observada para la variante beta (descubierta en Sudáfrica)”.

Mu todavía no se ha incluido en las variantes COVID-19 de riesgo

La prevalencia de la variante Mu es todavía baja, inferior al 0,1%, aunque ya ha llegado a varios países de América Latina y Europa. Sin embargo, en países  como Colombia –donde se detectó por primera vez– o Ecuador, la incidencia está aumentando de manera constante, llegando al 39% –4 de cada 10 contagios– y 13% respectivamente.

Aun así, Jairo Méndez Rico, asesor de enfermedades virales emergentes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha aclarado que no supone una amenaza en particular, sino que la transmisión comunitaria sigue siendo esporádica. Por tanto, no parece que esta nueva variante vaya a superar a la delta como variante dominante a nivel global, y no se ha incluido en las de alto riesgo, como son las variantes alfa, beta, gamma y delta.

Según aclaran desde la OMS, se requieren más estudios para poder comprender las características fenotípicas y clínicas de esta nueva variante. Además, explican que se monitoreará la epidemiología de la variante mu en América del Sur, particularmente con la cocirculación de la variante delta, para detectar cambios.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD