PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Salud al día

Descubren cómo activar la grasa parda para luchar contra la obesidad

Un estudio ha descubierto cuál es el mecanismo que activa la grasa parda, un tipo de tejido adiposo que quema energía para producir calor y eliminar la acumulación de grasa característica de la obesidad.
Escrito por: Eva Salabert

20/07/2018

Mujer con problemas de obesidad pesándose

En el organismo existen dos tipos de tejido adiposo con funciones muy diferentes, el blanco –que acumula calorías extra–, y el conocido como grasa parda, que quema energía para producir calor y es capaz de eliminar el exceso de grasa, por lo que podría contribuir a combatir enfermedades metabólicas como la obesidad y la diabetes.

Convertir la grasa blanca en parda para tratar el exceso de peso es algo que llevan tiempo estudiando los científicos, y que ya se había comprobado que es posible en determinadas circunstancias. Ahora, un grupo de investigadoras del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) han descubierto el mecanismo que activa la grasa parda.

Desarrollar fármacos para inhibir la p38 alfa podría ser una opción terapéutica eficaz para combatir la obesidad

En concreto, han estudiado más de 150 muestras de tejido adiposo humano, y han comprobado que las personas obesas tienen menor cantidad de la proteína p38 alfa que, según Nuria Matesanz, una de la autoras del trabajo, podría regular la UCP1, una proteína clave para activar la grasa parda.

Inhibir una proteína podría proteger frente a la obesidad

En la investigación, que se ha publicado en PLoS Biology, se utilizaron ratones que habían sido modificados genéticamente para que carecieran de p38 alfa, y que no engordaron aunque fueron alimentados con una dieta rica en grasas, lo que sugiere, según los expertos, que la falta de dicha proteína activa la grasa parda, lo que permite que se elimine el exceso de grasa blanca en forma de calor.

Estos resultados sugieren que desarrollar fármacos para inhibir la p38 alfa podría ser una opción terapéutica eficaz para combatir la obesidad. Además, el estudio también ha revelado que la p38 controla la activación de la p38 delta, una proteína de la misma familia involucrada en la regulación de la temperatura. Por ello, cuando se expone a bajas temperaturas a los ratones sin p38, la p38 delta se sobreactiva y esto les protege frente a la obesidad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD