PUBLICIDAD

Un fármaco obtenido a partir de guindillas hace adelgazar a ratones

Científicos estadounidenses han presentado un nuevo medicamento para combatir la obesidad, y cuyo principal activo es una sustancia que procede de las guindillas picantes, la capsaicina.
Escrito por: Caridad Ruiz

23/07/2018

Guindillas

Hace un tiempo, investigadores de la Escuela de Farmacia de la Universidad de Wyoming descubrieron en un estudio que los ratones alimentados con una dieta rica en grasas, pero que tomaban capsaicina, el compuesto que da a las guindillas su característico sabor picante, perdían peso a largo plazo y mejoraban su salud metabólica.

Ahora, estos mismos científicos han conseguido formular un medicamento basado en capsaicina, llamado Metabocin, que por el momento se ha probado en ratones, y que libera esta sustancia poco a poco a lo largo del día para que ejerza su efecto antiobesidad, sin que se produzcan otros efectos secundarios.

La capsaicina del fármaco activa un receptor que estimula a los adipocitos blancos para que quemen la energía, en vez de almacenarla en forma de grasa

El estudio sobre Metabocin se presentó en la XXVI Reunión de la Society for the Study of Ingestive Behavior. En la investigación se demostraba que los ratones del experimento habían superado algunas de las patologías que conlleva la obesidad: se regularon los niveles de azúcar y colesterol en sangre, se controló la resistencia a la insulina, y mejoraron los síntomas de la enfermedad por hígado graso. Los animales estuvieron tomando el fármaco durante ocho meses, y durante este tiempo se mantuvo la pérdida de peso, sin que experimentaran otros problemas de salud.

Cómo funciona el medicamento antiobesidad

Metabocin se toma por vía oral y la capsaicina que contiene activa un receptor llamado TRPV1, que se encuentra en las células de grasa. Al estimular este receptor, los adipocitos blancos, que son los encargados de almacenar energía en forma de grasa, empiezan a trabajar, lo que provoca que quemen esa energía en lugar de acumularla. De esta forma, se consigue que se adelgace.

Los investigadores que han desarrollado este nuevo medicamento para combatir la obesidad advierten de que tomar guindillas picantes no es un remedio contra el sobrepeso, porque el organismo no absorbe bien la capsaicina. Para que esto ocurra, los científicos modificaron esta sustancia en Metabocin, de forma que se libera lentamente y se puede asimilar.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD