PUBLICIDAD

Día Mundial del Sida: la importancia de conocer tu estado serológico

9,4 millones de personas desconocen estar infectadas por el VIH, por lo que 'Conocer tu estado serológico', el lema que abandera el Día Mundial del Sida, se hace vital tanto para evitar contagiarlo, como para ser tratado a tiempo.
Escrito por: Natalia Castejón

30/11/2018

Día Mundial del Sida

El 1 de diciembre es el Día Mundial del Sida, una enfermedad en la que se ha progresado mucho, pero en la que todavía queda mucho por hacer, especialmente en el ámbito del diagnóstico, pues 9,4 millones de personas infectadas por el VIH desconocen que lo están, según el último informe del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA).

A pesar de esta elevada cifra, el 75% de las personas que tienen VIH son conocedoras de ello, un 8% más de lo que reflejaban los datos de ONUSIDA de 2015. Por todo ello, este año el lema que encabeza el día mundial es ‘Conoce tu estado’, para concienciar sobre la importancia de que todos los individuos sepan cuál es su estado serológico, con el fin de que puedan ser tratados cuanto antes para reducir la carga viral con antirretrovirales y evitar así un gran número de contagios.

La prueba de detección del VIH, clave para frenar el sida

Las cifras se atenúan cada año, y del 37% de las personas con VIH que tenían una carga viral indetectable en 2015, se ha pasado a un 47% en 2017, siempre según ONUSIDA. No obstante, todavía existen barreras para acceder a las pruebas serológicas, como las físicas en el caso de algunos países –por problemas de abastecimiento o falta de personal cualificadas–, o las sociales, como la discriminación, el estigma o la vergüenza que suponen para los afectados que sus amigos, familiares, pareja o compañeros de trabajo descubran su problema.

Son muchos los que no realizan un test para detectar el VIH por miedo a la reacción de su entorno, es uno de los motivos por los que 19,4 millones de personas en el mundo todavía no tienen controlada la enfermedad

Aún son muchos los que se cohíben a la hora de realizarse un análisis o un test para averiguar si están infectados o no con el VIH por miedo a la reacción de su entorno; un hecho que se agrava en poblaciones clave como trabajadores sexuales, individuos transgénero u homosexuales, o aquellos que se administran drogas mediante inyección, entre otros. Este es uno de los motivos por los que 19,4 millones de personas en el mundo todavía no tienen controlada la enfermedad, mientras que 21,7 millones de individuos sí tienen acceso a una terapia antirretroviral, lo que supone 4,5 millones más que en 2015.

Por ello, uno de los objetivos que se pretenden conseguir es que se implante un enfoque basado en el consentimiento, el asesoramiento, la confidencialidad, los resultados correctos de las pruebas y una eficaz vinculación con la atención, prevención y tratamiento. Además, se debe garantizar el acceso a las pruebas serológicas de manera anónima y fomentar el acceso a los test autodiagnósticos de venta en farmacias.

Por otro lado, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social de España ha firmado un Pacto Social por la No Discriminación y la Igualdad de Trato Asociada al VIH, en un paso para conseguir la igualdad de las personas seropositivas. Entre las medidas que quieren desarrollar se encuentra el acceso de las personas infectadas puedan acceder a las técnicas de reproducción asistida y a la adopción para ser padres, no incluir el estado serológico en los certificados médicos y vigilar más los casos de discriminación y luchar contra el estigma social hacia este grupo de personas.

Detectar el VIH en los bebés

Las pruebas que determinan la carga viral son especialmente importantes en los recién nacidos, pues en ellos el VIH progresa mucho más rápido. Los test de diagnóstico rápido estándar no son eficaces hasta el año y medio de vida, por lo que la única manera de saber si un bebé está infectado será mediante una prueba virológica, y siempre dentro de las primeras seis semanas de vida.

Sin embargo, según explica el informe de ONUSIDA, solo al 52% de los niños expuestos al VIH en países de alto riesgo por una carga alta del virus se les realizó la prueba en los dos primeros meses de vida.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD