PUBLICIDAD

Un nuevo tipo de vacuna frente al VIH alarga la inmunidad en primates

Una nueva vacuna contra el VIH que genera una potente respuesta inmune celular ha evitado la infección durante un año en monos, y la estrategia que usa podría ser eficaz para combatir otros virus como los de la gripe o el COVID-19.
Escrito por: Eva Salabert

13/05/2020

Nueva vacuna frente al VIH alarga la inmunidad en primates

Comprueban que una vacuna contra el VIH en fase experimental es capaz de prevenir la infección por este virus durante un año en primates (el modelo animal con VIH con el que se ha ensayado). Los resultados del estudio, que se han publicado en Nature Medicine, podrían servir también para proporcionar información adicional que facilitara el desarrollo de vacunas anti-COVID-19.

Los investigadores afirman que se ha conseguido mejorar la protección contra la infección mediante la combinación entre los anticuerpos neutralizantes y la inmunidad celular. Eric Hunter, de la Universidad Emory y el Centro Nacional de Investigación de Primates de Yerkes (EE.UU.), ha explicado que mientras la mayoría de los científicos que intentan desarrollar una vacuna contra el VIH intentar activar el sistema inmune para que produzca anticuerpos capaces de inactivar el virus –conocidos como anticuerpos neutralizantes–, ellos han diseñado su vacuna para que también genere una potente respuesta inmune celular que proporcione una mayor protección.

La vacuna mejora la protección contra la infección por VIH mediante la combinación entre los anticuerpos neutralizantes y la inmunidad celular

El objetivo de estos científicos es emplear sus resultados para definir la mejor forma de abordar el desarrollo de la vacuna, incluyendo analizar estrategias que permitan obtener respuestas de anticuerpos celulares y neutralizantes que proporcionen mayor protección para que esta nueva técnica de vacunación, que une anticuerpos más células T, se pueda llevar a ensayos clínicos. Creen, además, que este mismo enfoque podría resultar eficaz para combatir otros patógenos como los que causan la gripe, la malaria, la tuberculosis, o el COVID-19.

El VIH provoca sida, una enfermedad con la que se estima que conviven 38 millones de personas en todo el mundo. Aunque esta enfermedad se ha convertido en una patología crónica para muchos de los afectados gracias a los tratamientos antivirales disponibles en la actualidad, el VIH continúa infectando cada año a 1,7 millones de personas y provocando alrededor de 770.000 muertes anuales.

Una vacuna que protege durante un año contra la infección por VIH

Los resultados del trabajo han demostrado que la nueva vacuna mantiene la inmunidad frente al VIH hasta un año después de su administración. Bali Pulendran, de la Universidad de Stanford (EE.UU.), ha explicado que la respuesta inmune adaptativa consta de dos brazos: inmunidad sérica, en la que las células B secretan anticuerpos que pueden engullir y neutralizar un patógeno microbiano; e inmunidad celular, en la cual las células T asesinas se desplazan por el organismo e inspeccionan los tejidos en busca de signos de virus y, al encontrarlos, eliminan las células que los albergan.

Según señala este experto las vacunas que se han autorizado hasta ahora inducen anticuerpos para neutralizar el virus, pero es más difícil inducir y mantener un nivel suficientemente elevado de anticuerpos neutralizantes contra el VIH, y ellos han demostrado que al estimular el brazo celular del sistema inmunitario es posible conseguir una protección más intensa contra este virus, incluso con niveles inferiores de anticuerpos neutralizantes.

El mismo enfoque utilizado para esta vacuna podría ser eficaz para combatir otros patógenos como los de la gripe, la malaria, la tuberculosis, o el COVID-19

Los investigadores administraron la vacuna a tres grupos de 15 monos durante 40 semanas. El primer grupo recibió dosis de una vacuna dirigida a la proteína Env –que está presente en la superficie externa del virus y estimula la producción de anticuerpos–, más un adyuvante –se emplea en las vacunas para mejorar la respuesta inmune–. El segundo grupo recibió el mismo fármaco, pero junto a inyecciones de tres virus atenuados diferentes que se habían modificado para contener el gen de una proteína viral del VIH denominada Gag, que estimula la inmunidad celular. Un tercer grupo de animales actuó como grupo de control y recibió inyecciones que solo contenían el adyuvante.

Al cabo de este periodo de vacunación de 40 semanas los monos descansaron otras 40 semanas, y después les administraron inyecciones de refuerzo de solo la inoculación Env. Tras descansar cuatro semanas más, los animales se expusieron al VHIS, la versión del VIH en monos.

Cynthia Derdeyn, una de las investigadoras del estudio ha explicado que los resultados obtenidos revelaron que los monos de los dos primeros grupos experimentaron una protección inicial contra la infección viral que estaba relacionada con títulos de anticuerpos neutralizantes elevados, especialmente en el grupo que solo recibió Env más el adyuvante. Además, se observó que algunos animales a los que se administró la vacuna combinada de Env-plus-Gag permanecieron no infectados a pesar de que carecían de niveles potentes de anticuerpos neutralizantes, algo que no sucedió en el caso de los animales del primer grupo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD