PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

El síndrome metabólico se asocia a deterioro cognitivo

El síndrome metabólico puede aumentar el riesgo de desarrollar deterioro cognitivo leve y, además, contribuir a que este trastorno acabe derivando con los años en una demencia progresiva, según revela un estudio.
El síndrome metabólico se asocia a deterioro cognitivo

La obesidad es uno de los factores de riesgo para desarrollar síndrome metabólico.

03 de Marzo de 2016

El síndrome metabólico –que se caracteriza por la presencia de factores como el sobrepeso o la obesidad, niveles de glucosa alterados, colesterol HDL bajo, elevación de los triglicéridos, o hipertensión–, puede aumentar el riesgo de desarrollar deterioro cognitivo leve, una condición que puede derivar en demencia, según revela un estudio cuyos resultados se han publicado en JAMA Neurology.

Padecer síndrome metabólico aumentaba más de cuatro veces las probabilidades de que el deterioro cognitivo leve terminara por derivar en una demencia progresiva

El objetivo de la investigación era determinar si los síntomas del síndrome metabólico incrementaban el riesgo de deterioro cognitivo leve y, de esta forma, poder detectar precozmente este problema de salud, que afecta a un elevado porcentaje de ancianos. En el estudio participaron más de 1.500 personas mayores de 55 años (con una media de edad de 65 años, 340 de los cuales presentaban factores de riesgo asociados al síndrome metabólico.

Al cabo de seis años, 141 de los voluntarios habían desarrollado un deterioro cognitivo leve, y los investigadores comprobaron que las personas que sufrían diabetes tipo 2, hipercolesterolemia, obesidad, o síndrome metabólico al comienzo del estudio tenían más riesgo de desarrollar esta patología con el tiempo; así, ser diabético se asociaba a un triple de riesgo, y ser obeso, tener elevados niveles de colesterol, o padecer síndrome metabólico, aumentaba un 50% el riesgo de deterioro cognitivo.

Los resultados del trabajo también mostraron que padecer síndrome metabólico aumentaba más de cuatro veces las probabilidades de que el deterioro cognitivo leve terminara por derivar en una demencia progresiva. Sin embargo, sus autores reconocen que se necesitan nuevos estudios para comprobar si eliminar factores de riesgo como el sobrepeso o el sedentarismo, podría contribuir a disminuir el riesgo de desarrollar demencia a largo plazo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD