Accidentes en el agua
Playas, piscinas, ríos e incluso la bañera de casa puede ser el escenario de un accidente inesperado. Conocer las pautas básicas de salvamento acuático nos permitirá actuar de forma rápida para evitar ahogamientos.

Prevención de accidentes en el agua

Actualizado: 28 de julio de 2021

Evitar lesiones y ahogamientos en los medios acuáticos –piscinas, playas, ríos, pantanos…– a los que acudimos en verano para bañarnos o practicar deportes acuáticos es responsabilidad de todos, ya que entre los principales factores de riesgo se encuentran la adopción de conductas de riesgo, el descuido en la vigilancia de menores, bañarse en zonas donde está prohibido hacerlo o donde no hay vigilancia, el consumo de alcohol y otras drogas cerca o dentro del agua, padecer ciertas enfermedades, como la epilepsia, o desconocer las particularidades del agua en la zona.

Solo en 2018 en España fallecieron 483 personas (378 hombres y 105 mujeres) a causa de ahogamientos accidentales, mientras que en 2019 hubo que hospitalizar a 60 personas debido a las lesiones que habían sufrido al saltar o tirarse de cabeza al agua, seis de ellas por lesión medular, según datos del Ministerio de Sanidad, que en 2021 ha divulgado un informe en el que recuerda que los ahogamientos son la tercera causa de muerte por causas externas y que los accidentes acuáticos se pueden prevenir, y ofrece una serie de recomendaciones para ello.

Recomendaciones para un baño seguro

En el medio acuático se pueden producir lesiones graves y que dejen secuelas a largo plazo como traumatismos craneoencefálicos y lesiones medulares, que suelen deberse a conductas inadecuadas como lanzarse al agua desde gran altura, no comprobar la profundidad del agua, o tirarse muy cerca del bordillo en la piscina. Seguir estas recomendaciones puede prevenir accidentes acuáticos:

  • Vigilar a los menores y no perderlos nunca de vista cuando estén en el agua o jugando cerca de ella, y no dejar nunca solos a bebés o niños pequeños en una bañera o una piscina hinchable, por poco agua que tenga (un bebé se puede ahogar en solo unos centímetros de agua). La vigilancia la debe ejercer un adulto, no un niño más mayor. Además, hay que enseñar a nadar a los pequeños y explicarles que deben respetar las normas de seguridad.
Recomendaciones para un baño seguro: vigilar a los menores
  • Asegurarse de que la piscina dispone de socorrista, pero recordar que los padres o los adultos al cargo de los menores son los responsables de su seguridad, ya que el socorrista es el encargado del rescate y salvamento acuático en caso necesario, pero no el cuidador de los niños.
  • No correr por el borde de la piscina ni jugar a empujar a otras personas, ya que podrían resbalar y golpearse con el borde del vaso.
  • No tirarse nunca de cabeza desde gran altura como puentes, árboles o balcones, ya que esto puede producir lesiones muy graves, y asegurarse siempre antes de tirarse de que la profundidad es suficiente y no hay obstáculos (como piedras).
  • Utilizar un chaleco salvavidas para bañarse en caso de no saber nadar, o no hacerlo bien, y siempre que se practique un deporte acuático.
  • Respetar las banderas situadas en las playas, y si esta es roja o amarilla no meterse en el agua o hacerlo solo hasta la cintura y prestando mucha atención a las olas o a las corrientes. Es mejor elegir playas con vigilancia y respetar siempre las indicaciones de los socorristas.
Recomendaciones para un baño seguro: respetar la señalización
  • No sobreestimar las condiciones físicas ni la capacidad de nadar, y si se nota cansancio o frío, salir del agua. Si está en el mar y se ha alejado de la playa y se encuentra cansado o tiene dificultades para regresar, nade de espaldas moviendo solo las piernas hasta llegar cerca de la orillas. Si siente que el arrastra una corriente, debe nadar en paralelo a la playa hasta notar que ha salido de la misma, y en ese momento ya puede nadar hacia la orilla.
  • Nunca bañarse en zonas donde el baño esté prohibido, ni tampoco de noche, ya que si le ocurre algo nadie podría verle.
  • Utilizar con precaución colchonetas y otros objetos hinchables, ya que en el mar pueden ser arrastrados hacia el interior rápidamente.
  • Bañarse siempre en compañía, especialmente si su edad es avanzada o tiene problemas de salud.
  • Recordar que el consumo de alcohol reduce la capacidad de reaccionar ante un peligro y también puede favorecer las conductas de riesgo.
  • Tener nociones de primeros auxilios básicos permite reaccionar mejor si se produce una situación de este tipo para ayudar a la víctima y disminuir el riesgo de lesiones graves o fallecimiento hasta que llegan los servicios de emergencia.

Precauciones a adoptar en zonas acuáticas en relación al COVID-19

En este verano de 2021 seguidos amenazados por la pandemia de COVID-19, por lo que las autoridades sanitarias también han querido recordar que el riesgo de contraer la infección por coronavirus en las zonas de baño es tan

elevado como en cualquier otra zona al aire libre donde se concentre una gran cantidad de personas, y por ello indica que es necesario cumplir las siguientes indicaciones:

  • Evitar las zonas donde se produzcan aglomeraciones y mantener una distancia interpersonal de al menos 1,5 metros entre no convivientes.
  • Utilizar mascarilla higiénica cuando no sea posible mantener la distancia interpersonal. En el momento del baño no será necesario su uso.
  • Mantener una adecuada higiene respiratoria: toser o estornudar en el codo o utilizar pañuelos desechables de papel, que se depositarán en un contenedor apropiado, y se realizará una correcta higiene de manos posterior.
  • Seguir las indicaciones de las autoridades o las normas de las instalaciones respecto a división por parcelas, aforo máximo, cita previa, colas, turnos, etcétera
  • No acudir a zonas de baño si se experimentan síntomas compatibles con COVID-19 o se debe guardar aislamiento por la enfermedad o cuarentena por haber mantenido contacto estrecho con un infectado.
  • Si se presentan síntomas durante la estancia en una zona de baño, el afectado deberá colocarse la mascarilla y abandonar el lugar, y contactar con su centro de salud, teléfono de referencia de la comunidad autónoma, o con el 112 si padece síntomas graves.

Fuente: Ministerio de Sanidad

Creado: 26 de julio de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD