Luxación o dislocación
Si un hueso se desencaja de la articulación y no vuelve a su posición natural, se produce una dislocación o luxación. Se trata de una lesión frecuente, por lo que es importante saber cómo actuar en estos casos.

Qué no hacer en caso de luxación

Actualizado: 3 de julio de 2019

Como en todas las situaciones, existen algunas normas a seguir para que el accidentado sea atendido de manera correcta y no sea expuesto a riesgos por imprudencias. Esto es lo que no se debe hacer en caso de luxación o dislocación:

  • No abandonar a la víctima en ningún momento hasta que pueda ser atendida por los servicios sanitarios, familiares, etcétera.
  • Nunca intentar recolocar la articulación ni manipular el miembro de ninguna manera. Si resulta ser una fractura provocaría grandes daños y muchísimo dolor, y si la maniobra se realiza de forma incorrecta podría quedar una lesión permanente.
  • No aplicar pomadas ni proporcionar medicamentos, a no ser que esté previamente prescrito por un médico.
  • No mover a una persona con sospecha de lesión en el cuello, columna o cadera. En caso de que sea estrictamente necesario movilizarle (porque esté en la carretera por ejemplo) tirar de su ropa y no hacer movimientos bruscos.
  • No dar masajes en la zona lesionada por la luxación, pues solo se ocasionaría más daño y ningún beneficio.

Creado: 12 de marzo de 2013

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD