PUBLICIDAD

Tendinitis
Un esfuerzo repetitivo o una sobrecarga en una zona de tu cuerpo puede provocar que algunos músculos trabajen más que otros, debilitando la zona de los tendones. Te contamos cómo recuperarte de una tendinitis.
Escrito por Julián Martínez San Juan, Osteópata, quiromasajista deportivo y técnico superior deportivo

Prevención de tendinitis

Mujer con mancuernas

Para evitar la tendinitis conviene tener los músculos fuertes y flexibles.

Si se quiere esquivar la tendinitis hay que evitar los movimientos repetitivos y la sobrecarga de brazos y piernas. También es aconsejable mantener los músculos fuertes y flexibles. Para ello, hay que ejercitar las extremidades superiores e inferiores, sin repetir excesivamente un mismo movimiento. Por tanto, para prevenir la tendinitis se recomienda alternar diversos tipos de movimientos, con pequeños intervalos de recuperación. La aparición de molestias es un indicador de que debe reducirse el ritmo del entrenamiento.

Conviene recordar que la musculatura puede ejercitarse en un plazo breve, de pocos meses, pero otras estructuras como los tendones y las articulaciones tienen un proceso de adaptación muy lento. Poseer la fuerza suficiente que permita realizar determinados movimientos no quiere decir que puedan ejecutarse sin riesgo de lesiones. Cuando se ha permanecido inactivo durante una temporada, debe prestarse todavía más atención a seguir una adecuada progresión en el ejercicio con el fin de evitar la aparición de nuevos episodios de tendinitis.

Si mientras realizamos un determinado ejercicio o una sesión de entrenamiento sentimos dolor en la zona lo mejor es parar y guardar reposo con el fin de evitar que el problema se cronifique.

También te recomendamos que mantegas una buena hidratación, ya que siempre ayuda a mantener una mejor vascularización de la zona.

Actualizado: 7 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD