PUBLICIDAD

Tercera edad
Demencia vascular
La demencia vascular es un déficit cognitivo que se debe a problemas en las arterias que llevan la sangre al cerebro. Conoce sus síntomas y los factores de riesgo que se deben evitar para prevenir su aparición.
Escrito por José Gómez Moreno, Especialista en Medicina Interna

Diagnóstico de la demencia vascular

En el diagnóstico de la demencia vascular se distinguen dos fases: en primer lugar determinar la existencia de la demencia o trastorno cognitivo, y después es necesario establecer el diagnóstico diferencial de las causas de demencia, para llegar a la conclusión de que se trata de una demencia vascular.

Respecto al diagnóstico de demencia, cuando en una persona se observa deterioro progresivo de las funciones cognitivas (atención, habilidades ejecutivas, aprendizaje, memoria, lenguaje, relaciones sociales) de forma suficiente como para afectar a la capacidad de independencia, se debe iniciar un estudio para evaluar la existencia y grado del deterioro cognitivo. Para ello se utilizan test y escalas neuropsicológicas como el miniexamen del estado psíquico (mini-mental status examination, MMSE), y otros más complejos. En los pacientes cuyo deterioro cognitivo comienza en relación evidente con un ictus o accidente vascular cerebral, estas pruebas pueden considerarse prescindibles.

Una vez establecida la existencia de demencia, se debe hacer un diagnóstico diferencial para conocer su causa. Esto es importante, sobre todo, porque algunos tipos de demencia tienen un componente tratable o reversible sobre el que se puede actuar. A veces es difícil, porque en un mismo paciente coexisten varias causas; así, no es raro que un paciente con enfermedad de Alzheimer pueda tener también problemas vasculares y pequeños infartos múltiples (demencia mixta).

Además de las diferencias en la clínica que se han comentado, las pruebas que se deben practicar y pueden ayudar en este diagnóstico diferencial de la demencia vascular son:

  • Análisis de laboratorio: de forma sistemática se deben medir los niveles de hormonas tiroideas y vitamina B12. Además, pueden estar indicadas otras pruebas como serologías y punción lumbar con análisis del líquido cefalorraquídeo. En la demencia vascular no hay ninguna alteración típica de laboratorio
  • Pruebas de imagen: está indicado hacer una resonancia magnética cerebral. Sirve para descartar tumores, hidrocefalia, o hematomas inadvertidos, como causa de los síntomas, y suele tener hallazgos específicos de cada tipo de demencia. En la demencia vascular es típico encontrar datos que sugieren accidentes cerebrovasculares, como anormalidades bilaterales en la llamada sustancia blanca, a menudo con imágenes de pequeños infartos (infartos lacunares).
  • Escala de Puntuación Isquémica de Hachinski: es un test neuropsicológico diseñado para diferenciar la demencia vascular de otras. Es bastante sensible, pero no definitivo. Una puntuación mayor de 7 implica una alta probabilidad de esta causa.
  • Ecografía: sirve para evaluar el grado de obstrucción de algunas arterias cerebrales, y también para ver si en el corazón puede haber alguna enfermedad que produzca trombos que puedan causar los infartos cerebrales.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD