PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Potomanía
Hay gente a la que hay que recordarle a cada instante que beba más agua, mientras que los que padecen potomanía, por el contrario, pecan por exceso e ingieren demasiado líquido. Algunos más de 8 litros...
Escrito por Olga Díez Jambrina, Bióloga
Hombre bebiendo de una botella al aire libre

Las personas con potomanía ingieren grandes cantidades de líquido de forma compulsiva.

Potomanía

La potomanía es un trastorno alimentario no especificado (TANE) que se define como el deseo de beber grandes cantidades de líquido, generalmente agua, de manera compulsiva y sin que exista una sensación previa de sed. También se denomina polidipsia psicogénica.

Esta ingesta masiva proporciona a la persona afectada una sensación placentera, por lo que puede llegar a ingerir entre 8 y 15 litros de agua, dependiendo de la gravedad del caso.

Beber más de dos o tres litros de agua diarios deja de ser beneficioso para el organismo y resulta nocivo para la salud, porque puede alterar el correcto funcionamiento de los riñones y la composición de la sangre (que debe contener un 8% de agua), y pone en peligro el equilibrio de fluidos y electrolitos dentro del organismo.

Causas de la potomanía

El hipotálamo es una región cerebral que, entre otras funciones, es responsable de que se mantenga la cantidad de agua necesaria para el organismo y de advertir de la falta de líquido emitiendo la señal de la sed. Una alteración en el mecanismo de funcionamiento del hipotálamo podría provocar episodios de potomanía (potomanía neurológica), pero los expertos coinciden en que esto es sumamente extraño, por lo que asocian el trastorno con un desequilibrio psiquiátrico y es que, en general, los trastornos alimentarios están relacionados con problemas psicológicos y desórdenes de la personalidad.

Existen diversos factores de riesgo que pueden influir en la aparición de este trastorno:

  • Ciertas enfermedades mentales, como trastornos de la personalidad, cuadros delirantes y síntomas histéricos.
  • Enfermedad renal crónica.
  • Desórdenes orgánicos o patologías hormonales (como la diabetes mellitus, uno de cuyos síntomas es, precisamente, la polidipsia o exceso de sed).
  • Padecer anorexia nerviosa. En este caso el afectado bebe gran cantidad de agua, bien con el objetivo de saciarse sin ingerir calorías, o bien para incrementar el peso corporal justo antes de acudir al especialista para pesarse y, de este modo, engañar al profesional.
  • Uso de medicamentos, como antiinflamatorios no esteroideos, diuréticos tiazídicos y litio, que interfieren con la función del riñón, y fármacos anticolinérgicos, que provocan sequedad de boca, entre otros.
  • Alteraciones en el funcionamiento del hipotálamo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Diego de Olmedilla, creador del Método Thinking para adelgazar

Diego de Olmedilla, creador del 'Método Thinking' para adelgazar.

Diego de Olmedilla

Creador del Método Thinking para adelgazar
“La gente que viene a Thinking cree que viene a adelgazar, pero en realidad viene a dejar de sufrir. La obesidad produce un sufrimiento brutal, sobre todo a las mujeres, no solo porque esté peor visto socialmente en ellas, sino porque las mujeres se exigen más a sí mismas”

Salud en cifras

Uno
de cada cuatro pacientes que ingresa en los hospitales europeos está desnutrido
Fuente: 'Unidad de Soporte Nutricional del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona'

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD