PUBLICIDAD

Tercera edad
Abuelos canguro
La difícil conciliación de la vida familiar y laboral ha originado la figura de los abuelos canguro, quienes, a veces casi obligados, se ocupan del cuidado de sus nietos, a pesar de las limitaciones que pueden tener.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Abuelos canguros, pero con sus condiciones

Abuela canguro con su nieto

Por cuidar de sus nietos, algunas abuelas dejan a un lado su vida matrimonial, o abarcan demasiadas tareas que pueden minar su salud.

Aunque la situación no sea fácil, cuando los hijos dejan a los abuelos como canguros al cuidado de los nietos, deben ser conscientes de que sus padres tienen su propia vida, de que son mayores, y de que el cuidado de unos niños es duro, por lo que deben ser justos con la petición de “favores”. Muchos piensan que les están haciendo un favor porque con sus nietos se mantienen entretenidos y activos pero, aunque así lo fuera, la clave para que nadie lo pase mal en esta situación es que sean los propios abuelos quienes pidan realizar la tarea de cuidadores de forma voluntaria, el tiempo que quieran y bajo las situaciones que les resulten cómodas, poniendo límites o condiciones si fuera necesario.

Los especialistas en el tema, como es José de las Heras Gayo, sociólogo y coordinador del programa Madurez Vital, de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma), coinciden en señalar que los abuelos deben estar para echar una mano, pero no convertirse en la única solución de la familia, o por lo menos que lo sean solo si hay una necesidad concreta durante un periodo establecido.

Los mayores deben disponer de su tiempo para viajar, quedar con sus amigos, acudir a sus citas con el médico, descansar y, por supuesto, disfrutar de sus nietos plenamente. Y es que, si ellos no se encuentran bien, difícilmente podrán cuidar de los pequeños de la casa en buenas condiciones.

Especial cuidado con las abuelas

También es importante tener en cuenta la propia relación de pareja de los abuelos. En el caso de que los dos vivan, la tarea de cuidadores no debe convertirse en un punto de discusión o de división. Sin embargo, se dan muchos casos en los que uno de los miembros, especialmente la abuela, se implica demasiado en la tarea de cuidar a sus nietos, dejando a un lado su vida matrimonial; o en el caso contrario, queriendo abarcar multitud de tareas que le llevan al cansancio y al desgaste.

Esto le suele ocurrir a las cabezas de familia, que siempre han sido muy protectoras con sus hijos, perfeccionistas y responsables, y necesitan controlar todo aquello que tienen a su alrededor, quieren seguir siendo las madres, incluso de sus nietos, cuando ese rol ya no le pertenece. Por lo tanto, los hijos deben tener especial cuidado en no extralimitarse con las peticiones a este tipo de perfiles.

Actualizado: 29 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Marina García

Periodista, experta en salud y tercera edad
Marina García

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
más síntomas de fragilidad tienen los mayores de 65 años que son fumadores
'Fuente: 'University College de Londres (Reino Unido)’'

PUBLICIDAD