PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Alergia al marisco
La alergia al marisco suele aparecer en la edad adulta y durar toda la vida, por lo que para prevenirla es imprescindible evitar el consumo o el contacto con estos alimentos tras una primera reacción alérgica.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Diagnóstico de la alergia al marisco

Para diagnosticar una alergia a cualquier tipo de marisco, el alergólogo se basa en la historia clínica del paciente, y lo primero que tiene en cuenta son todos los datos que aporta la persona, como los síntomas presentados, y el tiempo transcurrido entre la ingestión, contacto o inhalación del producto y la aparición de dichos síntomas, así como la existencia de antecedentes.

Para confirmar la sospecha de que sea el marisco el responsable de la alergia se pueden realizar pruebas cutáneas con la técnica prick, que consiste en colocar una gota que contiene la sustancia alergénica sobre el antebrazo del paciente, y pincharla de manera que se introduce una mínima cantidad en el organismo; en unos 15 minutos aproximadamente se puede observar si existe reacción alérgica (en el caso de alergia al marisco esta prueba es bastante efectiva).

El especialista también puede solicitar otras pruebas diferentes a las anteriores para detectar la posible alergia al marisco, como un análisis de sangre para detectar la presencia de IgE (anticuerpo de la alergia) contra este tipo de alimentos. Se tiene que tener en cuenta para un diagnóstico eficaz que el ejercicio o algunos medicamentos antiinflamatorios pueden confundir los síntomas.

Es preciso y necesario diferenciar entre un caso de alergia al marisco y una intoxicación alimentaria provocada por la ingestión de este tipo de alimento contaminado, ya sea como consecuencia de bacterias, toxinas y parásitos, o por algunas de las sustancias que se emplean para conservar en buen estado los crustáceos y moluscos.

Actualizado: 23 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de las españolas tiene un déficit de vitamina D, que aumenta en invierno y primavera
'Fuente: 'VI Reunión Científica de Ginecología Privada (GINEP)''

PUBLICIDAD