PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Los lácteos reducen el riesgo de síndrome metabólico

Las personas con factores de riesgo cardiovascular que consumen lácteos bajos en grasa y yogures tienen menos probabilidades de desarrollar síndrome metabólico, según un estudio que forma parte de ‘PREDIMED’.
Una mujer vierte leche en un vaso

El consumo de lácteos bajos en grasa ayuda a prevenir el síndrome metabólico.

16 de Septiembre de 2015

El consumo de lácteos bajos en grasa y yogures –tanto bajos en grasa como enteros– reduce el riesgo de desarrollar síndrome metabólico, según una investigación que se incluye en el estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), y en la que han participado 1.868 personas, sanas pero con uno o más factores de riesgo cardiovascular, con edades comprendidas entre los 55 y los 80 años.

Las personas que habían consumido una mayor cantidad de productos lácteos eran un 28% menos propensas a desarrollar síndrome metabólico

Los principales factores de riesgo para padecer síndrome metabólico son la obesidad y el sedentarismo, junto a la resistencia a la insulina, que hace que los niveles de glucosa en la sangre permanezcan elevados y puede llegar a provocar diabetes. Por ello, la prevención y tratamiento de esta enfermedad se basa en la práctica de ejercicio físico y una restricción calórica que ayude al paciente a perder peso.

En el marco del estudio PREDIMED, cuyo objetivo es analizar la influencia de la dieta mediterránea en la prevención de enfermedades cardiovasculares, los autores del trabajo (de la Universitat Rovira i Virgili, la Red CIBERobn español y el Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili) decidieron investigar la asociación entre el consumo de lácteos y el desarrollo de síndrome metabólico en el grupo de personas seleccionadas, a las que siguieron durante una media de tres años.

Alrededor del 50% de los participantes había sido diagnosticado con síndrome metabólico al finalizar el estudio, y los investigadores comprobaron que los que habían consumido una mayor cantidad de productos lácteos eran un 28% menos propensos a desarrollar esta enfermedad. Al analizar el tipo de lácteos, se observó que los alimentos que proporcionaban una mayor protección eran la leche y los yogures bajos en grasa, así como los yogures enteros.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD