PUBLICIDAD

Mascotas
Cómo educar a tu perro para que no tire de la correa
Si tu perro tira de la correa, algo falla en tu comunicación con el animal. Te explicamos los motivos de su conducta y cómo evitar esos tirones que, además, tienen consecuencias físicas y emocionales para tu mascota.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Motivos por los que el perro tira de la correa

Cuando un perro tira de la correa durante los paseos es que algo está fallando en nuestra comunicación con el animal. Lejos de utilizar la correa como una herramienta de control de los impulsos del can, y mucho menos como castigo a sus actos devolviendo esos tirones, debemos analizar qué puede estar ocurriendo: ¿Entiende el perro cuál es su área de actuación? ¿Sabe regular sus emociones? ¿Entiende que debe caminar junto a nosotros? Si el “no” da respuesta a estas preguntas, nos alerta de que necesitamos ayuda de un educador profesional. Hablamos con dos educadores caninos sobre las razones por la que un perro tira de la correa y las posibles soluciones a este problema.

¿Por qué nuestro perro tira de la correa?

Una de las quejas más habituales entre quienes comparten su día a día con un perro es que su compañero tira de la correa. Situaciones habituales, que no normales, cuando se ha educado al animal desde cachorro en la espera, libre de estrés y tensiones. Los motivos por los que nuestro perro tira de la correa pueden ser múltiples:

Para Gonzalo Trigo, especialista en problemas de comportamiento y en intervenciones asistidas con animales y cofundador de eleducadog.com, uno de los motivos que llevan al perro a tirar de la correa es “que el animal no tenga claro que la correa no es simplemente un tope, sino que es lo que marca su zona de referencia, su zona de confort cuando va caminando con el guía. Al no entender que tiene una zona de referencia, quiere salir, y hasta que no interiorice que su autonomía depende del guía, el perro no dejará de tener expectativas hacia lo que hay fuera”.

Ese deseo de salir fuera de ese zona de autonomía puede ser provocado por numerosos factores de carácter involuntario, como consecuencia de una mala gestión emocional (miedo, estrés, ansiedad, excitación): “en ocasiones, su estado emocional no le permite evaluar que no puede acceder a lo que hay fuera de su círculo de autonomía”.

Cómo educar a tu perro para que no tire de la correa
Una de las causas por las que nuestra mascota tira de la correa es para comunicarse con otro perro

Marco Moretti, educador canino y fundador de Pelutopia, resume las situaciones habituales que llevan al perro a salir de ese área de confort en cuatro: “el perro tira para llegar a algo que le interesa como un olor, el parque, o comunicar con otro perro; para huir de una situación que les causa miedo, por frustración o, simplemente, porque tirando de la correa consiguen lo que quieren, y consiguiéndolo se auto refuerza la conducta de tirar de la correa; y una conducta que se refuerza tiene más probabilidad de repetirse”.

Por qué enseñar a tu perro a no tirar de la correa

Según Gonzalo Trigo, el problema no es en sí mismo el “tirar de la correa”, sino que el perro no tenga claro lo que es ese círculo de autonomía del que el educador hablaba anteriormente: “la correa no debe ser una herramienta de control de impulsos, es decir, no debe ser una herramienta para que ‘no llegue’ a los sitios, sino que debe ser una herramienta que nos conecte con nuestro perro por si necesita ayuda”.

Cuando le pedimos al educador que indique por qué deberíamos enseñarle a no tirar nos explica que, fundamentalmente, “para que el animal esté cómodo, y para que nosotros también lo estemos, sin que se genere frustración para ninguna de las dos partes durante los paseos sino, por el contrario, bienestar”.

Por su parte, Moretti comparte esa necesidad de generar bienestar en los paseos –“un paseo de calidad necesita ser agradable y relajante tanto para el perro como para el cuidador”–, y añade que es importante que enseñemos al can a no tirar de la correa porque esto podría tener consecuencias físicas para el perro por la tensión del dispositivo cuando se utilizan collares en lugar de arneses: “el cuello es una parte muy sensible y la presión de un collar debida a la tensión de la correa puede resultar perjudicial por daños a tráquea, tiroides, etcétera”.

Por ello, el educador canino insiste en la necesidad de establecer una buena comunicación, con el objetivo de “evitar conflictos entre el perro y el humano, disfrutar plenamente de cada paseo, y salvaguardar la salud del animal”.

Actualizado: 17 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '