PUBLICIDAD

Los hijos de padres que hacen ejercicio aprenden y memorizan mejor

Los hijos de los padres que realizan ejercicio físico pueden heredar los beneficios cognitivos de hacer deporte, como una mayor capacidad de aprendizaje y mejor memoria, incluso cuando son sedentarios.
Escrito por: Natalia Castejón

24/04/2019

Padre e hijo realizando ejercicio físico

Las personas podrían mostrar una mejor memoria y una mayor capacidad de aprendizaje si sus padres realizaron ejercicio físico antes de su nacimiento. Así lo ha expuesto un estudio realizado por un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y llevado a cabo en ensayos con ratones de laboratorio, que puede demostrar que los beneficios cognitivos asociados a hacer deporte pueden heredarse.

La investigación se ha publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) tras comparar la capacidad cognitiva en tres modelos experimentales. Entre las tres comparaciones se encuentran la de los descendientes sedentarios de ratones adultos que también lo habían sido, con los que habían realizado ejercicio físico; las camadas de los roedores que no practicaban ningún tipo de ejercicio y que más tarde fueron activos durante algunas semanas; y, además, contaron con ratones concebidos por fecundación in vitro y transferencia de embriones.

El proceso de formación de nuevas neuronas está más activo en las personas que hacen ejercicio, un cambio en el cerebro que se transmite a los hijos

En los tres casos anteriores se encontraron los mismos resultados, los caracteres que adquieren los padres durante su vida se transmiten a sus crías, incluso si estas llevan una vida sedentaria. Los hallazgos revelaron que los hijos cuyos padres habían realizado ejercicio físico tenían más memoria y una mayor capacidad de aprendizaje que aquellos que tenían padres menos activos, incluso si ellos mismos no hacían ningún tipo de actividad.

El ejercicio produce cambios en el cerebro

Según José Luis Trejo, principal autor del estudio, han podido encontrar y describir todos los genes que cambian su expresión en el cerebro al hacer ejercicio, y han encontrado que las mitocondrias del hipocampo están más activas en estos casos, al igual que la neurogénesis hipocampal adulta –proceso por el cual se forman nuevas neuronas a partir de la división de las existentes–, que parece estar aumentada.

Estos cambios que se producen en el cerebro podrían trasladarse a las crías, explican, por lo que se puede afirmar que el ejercicio físico de los padres tiene tanto beneficios físicos y mentales para ellos, como efectos positivos en la fisiología cerebral y la cognición de su descendencia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD