PUBLICIDAD

Media hora de ejercicio ligero mejora el físico en la fibromialgia

Las mujeres con fibromialgia que sustituyen sus periodos diarios de sedentarismo por 30 minutos de ejercicio ligero podrían mejorar su fuerza física, su capacidad cardiorrespiratoria y su calidad de vida.
Escrito por: Natalia Castejón

21/11/2019

Mujer con fibromialgia realizando ejercicio físico

El ejercicio en la fibromialgia es una de las tareas que más pueden costar llevar a cabo, a pesar de algunos de sus demostrados beneficios, pues esta enfermedad hace que los afectados –en su mayoría mujeres– sean mucho más sensibles a los estímulos dolorosos y sientan fatiga con facilidad. Sin embargo, un reciente estudio de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha descubierto que dedicar solo 30 minutos al día a la práctica de actividades físicas ligeras podría mejorar su calidad de vida y su estado físico.

En la investigación se encontró que las mujeres con fibromialgia que sustituyen su tiempo sedentario diario, como puede ser ver la televisión o estar sentado con el móvil, por la hacer ejercicio ligero, podrían ver mejorada la fuerza muscular de sus miembros superiores e incluso la capacidad cardiorrespiratoria, lo que ayudaría a tener menos dificultades a la hora de hacer las tareas diarias.

La capacidad cardiorrespiratoria y la fuerza de los músculos de los brazos mejoraron gracias a la práctica de tan solo media hora de ejercicio suave al día

Cristina Maestre, investigadora de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la UPM, ha explicado que las mujeres con fibromialgia suelen pensar en el ejercicio intenso como algo doloroso para ellas, lo que les puede provocar ansiedad y hacer que se sientan forzadas a practicarlo si se les impone. Pero en su estudio afirma que la actividad debe ser gradual, personalizada y que se puede comenzar dedicándole media hora al día o dividirlo en dos periodos de 15 minutos, para una vez que se sienten seguras ir ampliándolo.

En la realización del estudio han participado también miembros de la Universidad de Almería, la Universidad de Cádiz, la Universidad de Granada, la Universidad de Ulster (Irlanda del Norte) y el Centro Médico Universitario de Rotterdam (Países Bajos), que han llegado a la conclusión de que el ejercicio puede ser una manera de mejorar la calidad de vida de los pacientes con fibromialgia, aunque debe consultarse con el médico, pues no está recomendado en todos los afectados, y tendría mayores beneficios si se complementase esta actividad con otras modalidades terapéuticas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD