PUBLICIDAD

Practicar mucho ejercicio mejora la función pulmonar en las niñas

Las niñas que mantienen una actividad física moderada o alta durante la infancia muestran una mayor función pulmonar en la etapa de la adolescencia, algo que parece no ocurrir en el caso de los varones.
Escrito por: Natalia Castejón

01/08/2019

Niños y niñas realizando ejercicio para mejorar su función pulmonar

Mantenerse activo durante la infancia haciendo algún tipo de ejercicio físico tiene grandes beneficios para la salud, y entre ellos suele apuntarse su impacto sobre la función pulmonar, algo que por ahora no parecía estar del todo claro. Sin embargo, un estudio realizado por un equipo del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) afirma ahora que realizar deporte con frecuencia podría ayudar a mejorar la función pulmonar de las niñas una vez que entran en la etapa de la etapa de la adolescencia.

El trabajo examinó el nivel de actividad física que realizaban 2266 niños y niñas de Reino Unido, además de contar con cuestionarios rellenados por los progenitores que indicaban algunos factores psicológicos, sociodemográficos y de estilo de vida. Los resultados fueron publicados en el International Journal of Epidemiology. A los 11, 13 y 15 años se midió la actividad de los participantes mediante el sensor Actigrah durante siete días, y a los 8 y 15 años la función pulmonar gracias a una espirometría. Los autores dividieron a los niños y niñas en diferentes grupos en función de su nivel de ejercicio: alto, moderado y bajo.

Solo el 7% de los niños del estudio realizaba los 60 minutos de ejercicio físico diario recomendados por la OMS

Cuando pusieron en relación todos los datos obtenidos encontraron que las niñas que mantuvieron durante su infancia unos niveles moderados o altos de actividad física tenían más capacidad vital forzada; es decir, una mejor expiración del aire, en comparación con las que estaban en el grupo con un comportamiento más sedentario.

Alarma ante la alta tasa de sedentarismo infantil

Sin embargo, estos efectos del deporte en la capacidad pulmonar no fueron observados en el caso de los varones y, según explican, podría deberse a que las niñas tienen un ritmo de crecimiento más temprano que los varones, por lo que los efectos de las actividades físicas podrían observarse antes en ellas, durante la adolescencia.

Otro de los hallazgos dejó ver que solo un 7% de los participantes en el estudio realizaba 60 minutos de actividad física al día, la cantidad recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este dato ha alarmado a los autores, pues si se extrapola al resto de la población infantil significaría que la mayoría de los menores son sedentarios.

En los niños participantes la media de actividad a los 11 años fue de 24 minutos en los chicos y 16 minutos en las chicas, siendo en general más activos los varones en todas las edades. Los investigadores recalcan que se deben realizar más investigaciones para conocer cómo afecta la contaminación atmosférica y otros factores ambientales a los beneficios obtenidos en la función pulmonar procedentes del deporte en la infancia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD