PUBLICIDAD

El entrenamiento de fuerza, efectivo para reducir la grasa del corazón

Practicar ejercicio físico, tanto de resistencia, como especialmente entrenamiento de fuerza levantando pesas, ayuda a reducir la grasa del corazón y a prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.
Escrito por: Eva Salabert

10/07/2019

Hombre con obesidad realizando ejercicio con pesas para reducir la grasa del corazón

La grasa del corazón constituye un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Una nueva investigación realizada por científicos del Centro de Salud Activa de Trygfonden en Rigshospitalet (Copenhague, Dinamarca) ha comprobado que la práctica de ejercicio físico, tanto aeróbico como anaeróbico, ayuda a reducir dos tipos de grasa cardíaca, incluso sin un cambio simultáneo en la dieta.

En el corazón hay dos capas de grasa, la epicárdica o más interna, que se localiza contra el músculo cardíaco y la arteria coronaria, y otra externa denominada grasa pericárdica que no está en contacto directo con el corazón. El entrenamiento que tuvo mejores resultados en este objetivo fue el de fuerza, y en concreto el levantamiento de pesas, ya que con él se consiguió reducir ambos tipos de grasa, mientras que con los ejercicios de resistencia solo disminuyó la grasa interna.

Tanto el ejercicio aeróbico como el entrenamiento de fuerza pueden eliminar el exceso de grasa en el corazón

Para llevar a cabo el estudio –publicado en Journal or the American Medical Association Cardiology– se seleccionó a 32 adultos con obesidad y sedentarios que no tenían ninguna patología cardíaca, ni diabetes, que fueron divididos en tres grupos de manera aleatoria. El primer grupo practicó entrenamiento de resistencia aeróbica tres veces a la semana en sesiones de 45 minutos, el segundo grupo entrenó la fuerza (con entre tres y cinco series de 10 ejercicios con pesas, que fueron supervisados) con la misma periodicidad y durante el mismo tiempo, y el tercer grupo no entrenó.

Levantar pesas reduce la capa de grasa epicárdica

Al cabo de 12 semanas de seguir esta rutina se observó que los individuos que siguieron un entrenamiento de resistencia y entrenamiento de fuerza habían logrado reducir la capa de grasa epicárdica o interna un 32% y un 24%, respectivamente, pero en el caso de la capa pericárdica o externa solo se produjo una reducción significativa (31%) en los participantes del grupo que realizó entrenamiento de fuerza.

Los resultados no revelaron por qué son diferentes los efectos de ambos tipos de entrenamiento sobre la grasa del corazón, pero Regitse Hojgaard Christensen, el principal autor del trabajo, ha explicado que en otros estudios se había comprobado que levantar pesas es más eficaz para incrementar la masa muscular y el metabolismo basal que el entrenamiento de resistencia, lo que sugiere que los individuos que entrenaron la fuerza quemaron más calorías durante el día, incluso cuando se mantuvieron inactivos, en comparación con los que entrenaron la resistencia.

El experto ha añadido que lo importante es que se ha demostrado que ambos tipos de ejercicio físico pueden contribuir a eliminar el exceso de grasa en el corazón y, por lo tanto, a prevenir las enfermedades que afectan a este órgano.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD