PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Ejercicio y deporte

Practicar yoga a largo plazo mejora el síndrome metabólico en mayores

Las personas mayores con síndrome metabólico pueden controlar la inflamación asociada a su enfermedad, reducir su presión arterial y su grasa abdominal practicando yoga al menos durante un año.
Escrito por: Natalia Castejón

13/02/2018

Mujer con síndrome metabólico practicando yoga

Para beneficiarse de las propiedades hay que practicar una hora de yoga tres días a la semana durante al menos un año.

Los adultos mayores que padecen síndrome metabólico (SM) y tienen la presión arterial alta pueden mejorar el estado de las alteraciones que se incluyen en esta denominación gracias a la practica regular de yoga. Así lo han explicado los investigadores de la Universidad Politécnica de Hong Kong, tras analizar el efecto a largo plazo de este tipo de ejercicio en pacientes con SM y con presión arterial sistólica ≥130 mm Hg o presión arterial diastólica ≥85 mm Hg, y tras explorar las modulaciones en las adipocinas proinflamatorias y las adipoquinas antiinflamatorias –proteínas que aumentan y reducen respectivamente la sensibilidad a la insulina y la acumulación de grasa en el organismo–.

En el estudio, publicado en el Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports, se analizó a un grupo de 97 personas con una edad de entre 49 y 67 años, que fueron diagnosticadas con síndrome metabólico. Este trastorno se da cuando se tienen al menos tres de los siguientes problemas de salud: obesidad, colesterol alto, triglicéridos elevados, hipertensión, o glucosa alterada, un problema que puede desencadenar enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Una hora de yoga tres veces a la semana durante un año reduce la grasa abdominal y las adipocinas proinflamatorias, y aumenta las adipoquinas antiinflamatorias

Menos grasa abdominal y menos inflamación crónica

Los resultados que obtuvieron en la investigación mostraron que aquellos que practicaron una hora de yoga tres días a la semana, y durante al menos un año, tuvieron menos adipocinas proinflamatorias –que se traduce a una menor acumulación de grasas y una menor resistencia a la insulina–, menor circunferencia abdominal, una reducción en su presión arterial y más adipoquinas antiinflamatorias, que reducen la inflamación crónica y minimizan el riesgo de presentar problemas de salud asociados al síndrome metabólico, como patologías cardiovasculares.

El Dr. Parco M. Siu, uno de autores del estudio, ha subrayado la importancia de estos hallazgos, que muestran la respuesta que tienen las adipocinas al yoga en un periodo a largo plazo, y que corroboran los resultados de otros estudios que señalan la importancia de realizar ejercicio físico regularmente para mantener una buena salud, especialmente en las personas con síndrome metabólico.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD