Los perros cachorros nacen con la capacidad de entender a los humanos

Los cachorros domésticos de perros nacen con la capacidad innata de entender los gestos y señales de los humanos y estas habilidades son altamente heredables mediante la genética, revela un estudio de la Universidad de Arizona.
Escrito por: Natalia Castejón

17/06/2021

Cachorros nos entienden desde que nacen

Los cachorros de perro domésticos están preparados para comunicarse con los humanos desde que nacen, según ha encontrado un estudio realizado por miembros de la Universidad de Arizona (EE.UU.). Al parecer esta capacidad es innata y heredable a través de la genética de los animales.

La investigación, que se ha publicado en la revista Current Biology, ha analizado los comportamientos de 375 cachorros labradores, golden retriever o una mezcla de ambos de 8 semanas de edad en pruebas sociocognitivas, que consistían en seguir los gestos de la mano o de los ojos del investigador hacia una golosina escondida en dos tazas a casi un metro y medio de distancia.

La mayoría de los cachorros escogieron la taza correcta el 70% del tiempo, y muchos de ellos fueron capaces de seguir la mirada o el gesto incluso en la primera prueba

“Sabemos que los perros adultos son buenos en estas tareas. ¿Cuándo comienza eso? ¿Se necesitan años de observar a los humanos y vivir con los humanos, o es esa habilidad algo para lo que están más preparados biológicamente y que ha evolucionado a lo largo de la domesticación?”, explica Emily Bray, una de las autoras del estudio.

Los cachorros heredan en los genes la capacidad de entendernos

Los resultados mostraron que los cachorros eran muy hábiles a la hora de seguir las señales del investigador hacia la taza que contiene la golosina. Tanto es así que la mayoría de los cachorros escogieron la taza correcta el 70% del tiempo, muchos de ellos fueron capaces de seguir la mirada o el gesto de una persona hacia un regalo oculto incluso en la primera prueba, sin necesidad de entrenamiento previo.

Bray ha explicado que más del 40% de la variación de la capacidad de un cachorro para seguir una mirada o un punto indicado con el dedo se podría explicar porque lo han heredado en los genes, pues no había evidencia de que este desempeño requiriera aprender a hacerlo.

Los animales parece ser que responden a la mirada de las personas y utilizan con éxito la información dada por un ser humano en un contexto social desde que son muy pequeños, incluso antes de abandonar a sus compañeros de camada. Además, el estudio encontró que los cachorros no se guiaban por el olfato para encontrar la comida ni estaban aprendiendo durante el ejercicio, sino que simplemente seguían las señales desde el inicio del estudio.

“Esto nos llevó a concluir que comenzaban la tarea con la capacidad comunicativa necesaria para tener éxito. El 43% de la variación que vemos en la capacidad de seguimiento de puntos y en el comportamiento de la mirada se debe a factores genéticos. Todos estos hallazgos sugieren que los perros están preparados biológicamente para comunicarse con nosotros”, aclara Emily Bray.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD