Los niños que duermen con sus mascotas descansan mejor por la noche

Los niños que duermen con sus animales de compañía descansan mejor, según un nuevo estudio que desmiente la creencia de que dormir con la mascota puede empeorar el sueño porque se mueve, ocupa espacio o hace ruido.
Escrito por: Natalia Castejón

03/06/2021

Niño durmiendo con su mascota

Muchas veces se ha pensado que dormir con las mascotas podría empeorar la calidad del sueño, debido a que hacen ruido, se mueven y ocupan espacio, sin embargo, ahora un estudio realizado por miembros del Laboratorio de Psicología de Salud Pública Pediátrica (PPHP) ha encontrado que no solo esto no es así, sino que dormir con los animales de compañía podría incluso mejorar la calidad del descanso en los niños.

La investigación que lo corrobora, publicada en la revista Sleep Health, se llevó a cabo gracias a la participación de 188 menores de entre 11 y 17 años que contestaron una serie de cuestionarios sobre sus rutinas de sueño –como la hora de acostarse, técnicas de relajación empleadas, o espacio en el que dormían– y llevaron unas pulseras que medían la calidad y duración del descanso nocturno. Además, también se les colocó un dispositivo de polisomnografía que registraba las ondas cerebrales mediante electroencefalograma.

Las mejoras en el sueño de los niños podrían deberse a que los niños consideran a sus mascotas como amigos y se sienten cómodos durmiendo con ellos

Una de esas preguntas sobre la higiene del sueño incluía si los jóvenes dormían con mascotas, y uno de cada tres (34,6%) respondió que sí. Esto llamó la atención de los investigadores, que empezaron a estudiar cómo afectaba esta compañía nocturna al descanso de los niños. Para empezar dividieron a los niños en tres grupos, según cuántas veces dormían con sus mascotas (nunca, a veces, o con frecuencia), y lo pusieron en relación con diferentes variables del sueño.

Compartir la cama con la mascota favorece un sueño reparador

“Dados los objetivos más amplios del Healthy Heart Project, pudimos no solo analizar la hora de dormir y la cantidad de tiempo que duermes (duración), sino también el tiempo que tardamos en conciliar el sueño (latencia), los despertares nocturnos (interrupciones) y la calidad del sueño”, explica Jennifer McGrath, una de las autoras del estudio.

Por su parte, Hillary Row, otra de las investigadoras ha indicado que encontraron que a la hora de dormir las mascotas no tuvieron un impacto negativo en el sueño de los niños. De hecho, hallaron pruebas de que los niños que dormían con sus animales de compañía informaron de una mejor calidad de sueño, especialmente en el caso de los adolescentes.

Al parecer, esto podría deberse a que los niños consideran a sus mascotas como amigos y se sienten cómodos durmiendo con ellos. Por tanto, no solo se ha demostrado que no es perjudicial compartir la cama con nuestros peludos compañeros, sino que incluso es beneficioso para tener un sueño reparador.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD