PUBLICIDAD

Los perros podrían detectar un ataque de epilepsia por el olfato

Perros adiestrados podrían ayudar a detectar los ataques de epilepsia de manera precoz gracias a su olfato, ya que un estudio revela que los pacientes emiten un olor diferente durante las crisis que los canes pueden identificar.
Escrito por: Natalia Castejón

02/04/2019

Olfato del perro

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, y ahora podría ser también el compañero ideal para las personas con epilepsia, pues un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Rennes (Francia) ha demostrado que los canes son capaces de distinguir cuándo va a comenzar un ataque de epilepsia por el olor que desprende el paciente, lo que ayudaría a detectarlo de manera precoz y poder actuar en consecuencia.

En la investigación, que ha sido publicada en la revista Scientifics Reports, se realizaron las pruebas en cinco perros que habían sido entrenados por Medical Mutts, una organización de canes de asistencia, y que estaban adiestrados para reaccionar a las subidas de azúcar de personas con diabetes y para detectar distintos tipos de cáncer.

Tres de los perros detectaron un ataque epiléptico

A estos perros se les hizo oler varias muestras de sudor de personas epilépticas durante un ataque, mientras estaban en reposo, y después de practicar ejercicio físico. Tres de los canes fueron capaces de indicar cuáles eran las que correspondían a una crisis epiléptica con 100% de éxito, incluso cuando procedían de personas diferentes, que se supone que pueden tener diferentes causas y síntomas de esta enfermedad neurológica.

Durante un ataque epiléptico se activan unas neurohormonas que producen un olor relacionado con el estrés, que es lo que detectan los perros

Amélie Catala, principal autora del estudio, ha declarado que esta diferenciación se produce mediante el olfato, pues después de dos años de estudio creen que cuando se da un ataque de epilepsia se activa la liberación de unas neurohormonas que tienen la capacidad de producir un olor relacionado con el estrés.

Este hallazgo podría ayudar a detectar de manera precoz las crisis de epilepsia y a mejorar el entrenamiento de los perros para que presten ayuda a los pacientes. No hay que olvidar que esta enfermedad neurológica puede aparecer a cualquier edad y más de 50 millones de personas la padecen en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD