El plasma hiperinmune mejoraría el tratamiento temprano del COVID-19

Los resultados preliminares del estudio español ConPlas-19 sugieren que el tratamiento con plasma hiperinmune podría ser útil en pacientes recién hospitalizados por COVID-19, en los que reduciría el riesgo de ingreso en UCI o muerte.
Escrito por: Eva Salabert

03/09/2020

Paciente superviviente del coronavirus dona plasma hiperinmunizado

El tratamiento con plasma hiperinmune podría reducir las probabilidades de que los pacientes hospitalizados por COVID-19 tuvieran que ser ingresados en UCI o fallecieran a causa de la enfermedad, según indican los resultados preliminares del ensayo clínico ConPlas19, promovido y coordinado por el Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda de Madrid, hospital de la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, y financiado por el Instituto de Salud Carlos III, organismo dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación.

El objetivo inicial del ensayo fue que el grupo de pacientes hospitalizados con COVID-19 que estaban menos graves recibieran este tratamiento para evitar que su estado se agravase y fuera preciso su ingreso en UCI en un momento en que la situación de la pandemia amenazaba con colapsar el sistema sanitario. Además, el uso de plasma hiperinmune en otras infecciones respiratorias graves de origen viral sugiere que su empleo puede ser más eficaz si se administra en una fase temprana de la enfermedad.

El plasma hiperinmune se obtiene mediante donación de personas que han superado la infección por coronavirus y han desarrollado anticuerpos contra el virus

Esta hipótesis también ha quedado reforzada por dos ensayos clínicos controlados y aleatorizados realizados en China y en Holanda, en los que se incluyó a pacientes hospitalizados con formas de COVID-19 más graves, algunos de los cuales incluso estaban en UCI, y que sugirieron que el plasma no resultaba útil en estos casos tan graves.

Cómo se ha llevado a cabo el ensayo ConPlas19

Se trata de un ensayo clínico controlado y aleatorizado en el que se estudia la eficacia del plasma procedente de pacientes curados de la infección por SARS-CoV-2 (plasma hiperinmune) que han desarrollado una respuesta inmune (activación de las defensas) frente al virus en el tratamiento de pacientes hospitalizados en fase aguda de la enfermedad COVID-19.

A todos los pacientes que participan en él se les administra el tratamiento estándar previsto para la enfermedad por coronavirus y, además, cada uno de los pacientes se asigna al azar a recibir tratamiento adicional con una dosis única de transfusión de plasma hiperinmune, o a seguir el tratamiento estándar sin transfusión de plasma hiperinmune. La evolución de todos los participantes se ha seguido durante un mes, y los 32 hospitales españoles participantes inician la segunda fase del ensayo, también con un grupo control sin plasma.

El estudio ConPlas-19 apoya la hipótesis de que el plasma hiperinmune pueda ser útil en pacientes recién hospitalizados por COVID-19, en vez de en formas muy graves de la enfermedad

En la primera fase se llegó a incluir 81 pacientes, a los que se les asignó al azar a recibir o no el tratamiento con plasma. Seis de los 43 pacientes del grupo control experimentaron un empeoramiento de su función respiratoria y precisaron ventilación mecánica, ingreso en UCI, o fallecieron (14%), lo que no le sucedió a ninguno de los 38 pacientes tratados con plasma hiperinmune (0%). La tasa de supervivencia global del ensayo fue del 100% frente al 90,7% para los grupos activo y control, respectivamente.

ConPlas-19, que se ha publicado en el repositorio medRxiv, complementa los datos disponibles de estudios previos y sus resultados apoyan la hipótesis de que el plasma hiperinmune pueda ser útil en pacientes recién hospitalizados por COVID-19, en vez de como último recurso en formas muy graves de la enfermedad. No obstante, esta primera fase del ensayo presenta la limitación de contar con un pequeño número de pacientes, por lo que es necesario seguir investigando para extraer conclusiones definitivas para la población general.

Qué es el plasma hiperinmune

El plasma hiperinmune se obtiene mediante donación de personas que han superado la infección por coronavirus y han desarrollado anticuerpos contra el virus. El estudio parte de la hipótesis de que los pacientes con COVID-19 en fase aguda que aún no han desarrollado una respuesta inmune eficaz contra el SARS-CoV-2 se beneficiarán del tratamiento con plasma hiperinmune que ya contiene dichos anticuerpos, y que estos les ayudarán a eliminar el patógeno y a reducir sus daños, y a mejorar su evolución clínica y su recuperación.

Actualmente, el plasma hiperinmune es la única fuente de anticuerpos frente al SARS-CoV-2 disponible para uso inmediato. Este tipo de tratamiento no es algo nuevo, ya que se ha empleado en numerosas enfermedades causadas por virus, y en concreto en casos graves de carácter epidémico para los que no existen vacunas ni otros tratamientos específicos. El estudio ConPlas-19 permitirá analizar su eficacia y seguridad, y determinar el momento de la enfermedad en el que el plasma es útil, además de evaluar el efecto de esta terapia sobre la evolución de la carga viral de los pacientes.

Fuente: Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD