Identifican un nuevo mecanismo de resistencia a los antibióticos

Identifican una nueva forma de resistencia a los antibióticos que impide que estos fármacos acaben con las infecciones bacterianas y que puede ayudar a desarrollar técnicas para detectar el problema y mejorar los tratamientos
Escrito por: Eva Salabert

05/12/2022

Resistencia a los antibióticos

Las superbacterias o bacterias resistentes a los antibióticos disponibles en la actualidad son responsables del fallecimiento de más de medio millón de personas en la región europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tal como muestran datos que se han publicado recientemente en The Lancet Public Health, y las infecciones bacterianas han sido la causa de una de cada ocho muertes que se produjeron en el mundo en 2019, y la OMS estima que en 2050 las resistencias bacterianas le costarán la vida a diez millones de personas cada año, si no se desarrollan nuevos antibióticos o herramientas para evitar que las bacterias adquieran resistencias frente a los que tenemos.

PUBLICIDAD

Un nuevo estudio ha descubierto ahora una nueva forma de resistencia a los antibióticos que no es posible detectar mediante las pruebas de laboratorio convencionales. La resistencia antimicrobiana “es una emergencia sanitaria mundial que requiere una actuación en múltiples frentes, como el descubrimiento de nuevos antibióticos, la vigilancia de la resistencia y la comprensión de otros mecanismos de fracaso de los antibióticos, como la tolerancia y la persistencia”, han escrito los investigadores australianos que han realizado el trabajo en un artículo publicado en Nature Communications.

“La vigilancia de la resistencia antimicrobiana ha consistido tradicionalmente en la realización de pruebas rutinarias en medios de laboratorio y en la detección de genes de resistencia mediante la secuenciación del genoma completo; sin embargo, los mecanismos de resistencia existentes no explican todos los fracasos del tratamiento con antibióticos”, añade el equipo de científicos, encabezado por Timothy Barnett, del Centro de Vacunas y Enfermedades Infecciosas de Wesfarmers, con sede en el Instituto Telethon Kids en Perth (Australia).

PUBLICIDAD

El truco de las bacterias para eludir a los antibióticos

Los investigadores han observado cómo mediante este mecanismo las bacterias pueden absorber los nutrientes del organismo humano que infectan y evitar así la acción de los antibióticos; un descubrimiento que realizaron mientras estudiaban la susceptibilidad a los antibióticos del estreptococo del grupo A, una bacteria que con frecuencia se encuentra en la garganta y en la piel. “Las bacterias necesitan producir sus propios folatos para crecer y, a su vez, causar enfermedades. Algunos antibióticos bloquean la producción de folato para detener el crecimiento de bacterias y tratar la infección”, ha explicado Barnett.

“Sin antibióticos no habrá forma de detener las infecciones mortales, los pacientes con cáncer no podrán recibir quimioterapia y las personas no tendrán acceso a cirugías para salvar vidas”

Se encontraban estudiando un antibiótico que se suele prescribir para tratar infecciones de la piel por estreptococo del grupo A, y observaron que la bacteria al no poder fabricar sus propios folatos era capaz de consumirlos directamente del hospedador. “Esto hace que el antibiótico sea ineficaz y es probable que la infección empeore cuando el paciente debería estar mejorando”. La nueva forma de resistencia bacteriana que han descubierto es, además, indetectable con los métodos de laboratorio habituales.

PUBLICIDAD

“Desafortunadamente, sospechamos que esto es solo la punta del iceberg: hemos identificado este mecanismo en el estreptococo del grupo A, pero es probable que sea un problema más amplio en otros patógenos bacterianos”, ha afirmado Barnett, que añade: “Sin antibióticos nos enfrentamos a un mundo en el que no habrá forma de detener las infecciones mortales, los pacientes con cáncer no podrán recibir quimioterapia y las personas no tendrán acceso a cirugías para salvar vidas”. Por ello el primer firmante del trabajo, Kalindu Rodrigo, ya ha comenzado a investigar para desarrollar un método de detección de este nuevo mecanismo de resistencia a los antibióticos.

Los investigadores han declarado: “nuestros resultados ponen de manifiesto la necesidad de comprender la actividad de los antibióticos en el contexto de las infecciones para las que están diseñados, y deberían servir de paradigma para investigar otros mecanismos de resistencia antimicrobiana dependientes del huésped en patógenos bacterianos de importancia médica. Para preservar la eficacia a largo plazo de los antibióticos, necesitamos identificar y comprender estos mecanismos adicionales de fallos en el tratamiento con antibióticos para ayudar al descubrimiento de nuevos antimicrobianos y vigilar las resistencias a medida que surjan”.

Actualizado: 5 de diciembre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD