La aspirina puede reducir las complicaciones y muertes por COVID-19

Un estudio en 412 pacientes hospitalizados por COVID-19 asocia el uso de aspirina con una disminución del 44% del riesgo de necesitar ventilación mecánica, del 43% de ingreso en UCI, y del 47% de la mortalidad intrahospitalaria.
Escrito por: Eva Salabert

24/03/2021

Aspirina reduce el riesgo de COVID grave

Muchas personas hospitalizadas por COVID-19 presentan un exceso de coagulación sanguínea que puede ser letal, como muestra un publicado el año pasado en Thrombosis Research. Ahora, un nuevo trabajo ha mostrado que administrar a los pacientes graves bajas dosis de aspirina, un fármaco con propiedades anticoagulantes, puede reducir la necesidad de suministrarles ventilación mecánica o ingresar en una unidad de cuidados intensivos, y también disminuir su riesgo de muerte.

La investigación ha sido realizada por científicos de la Universidad George Washington (Estados Unidos) con 412 pacientes ingresados en hospitales de Estados Unidos entre marzo y julio de 2020, y sus resultados se han publicado en Anesthesia & Analgesia. De estos pacientes, 98 tomaron aspirina la semana previa a su ingreso o durante las primeras 24 horas de estancia hospitalaria, y  los investigadores compararon los resultados de estos individuos con los de los 314 que no tomaron este medicamento. La dosis media diaria de los que la tomaron fue de 81 miligramos, y la duración media del tratamiento fue de seis días.

Tomar aspirina redujo un 47% el riesgo de muerte por COVID

Tras ajustar datos que podían influir en la gravedad del COVID, como el sexo, la edad, el índice de masa corporal (IMC), la raza, y comorbilidades como hipertensión o diabetes, encontraron una relación entre el empleo de aspirina y una disminución del 44% del riesgo de ventilación mecánica, del 43% de ingreso en UCI, y del 47% de la mortalidad intrahospitalaria. No se encontraron diferencias en las hemorragias o trombosis que experimentaron los pacientes que tomaron aspirina y los que no la tomaron.

Además de prevenir coágulos, la aspirina redujo los niveles en sangre de la interleuquina-6 (IL-6), asociada con una reacción inmune excesiva denominada 'tormenta de citoquinas'

Además de prevenir los coágulos, se observó que la aspirina reducía los niveles en sangre de una citoquina (moléculas de señalización del sistema inmune) denominada interleuquina-6 (IL-6), que está asociada con una exacerbada reacción inmunitaria conocida como 'tormenta de citoquinas' que pueden experimentar los pacientes con COVID-19 grave ingresados en UCI.

Jonathan Chow, autor principal de la investigación, ha explicado que “al conocer la relación entre los coágulos sanguíneos y el COVID-19, supimos que la aspirina, utilizada para prevenir los accidentes cerebrovasculares y los infartos de miocardio, podría ser importante para los pacientes con COVID-19”.

Los resultados preliminares del estudio se publicaron por primera vez como preprint (sin haberse sometido a la revisión de otros científicos) en otoño de 2020. Desde entonces, otros estudios han confirmado el impacto que puede tener la aspirina tanto para prevenir la infección como para reducir el riesgo de desarrollar COVID-19 grave o de fallecer por su causa.

Chow destaca que la aspirina es barata y accesible y que ya hay millones de personas que la usan para tratar sus problemas de salud, y espera que sus hallazgos conduzcan a realizar investigaciones más amplias para determinar si existe una relación causal entre la administración de aspirina y la reducción del riesgo de algunos de los efectos más devastadores del COVID-19.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD