La viagra puede prolongar la vida de hombres con enfermedad coronaria

Tomar viagra para tratar la impotencia puede aumentar la esperanza de vida y reducir el riesgo de ataque al corazón o insuficiencia cardíaca en los hombres con enfermedad arterial coronaria estable, según confirma un estudio finlandés.
Escrito por: Eva Salabert

23/03/2021

Viagra puede aumentar esperanza de vida

La impotencia puede ser un síntoma precoz de patología cardiovascular en los varones sanos y para combatirla se usan fármacos como alprostadil, que actúa dilantando los vasos sanguíneos para facilitar la rigidez del pene, o los denominados inhibidores de la PDE5 –que inhiben la enzima fosfodiesterasa5 (PDE5) en el pene para aumentar el flujo sanguíneo–, como viagra o Cialis, que se administran por vía oral en forma de pastilla antes de mantener relaciones sexuales.

Ahora, un estudio realizado por el Karolinska Institutet en Suecia ha revelado que la viagra, un medicamento muy popular que se emplea en el tratamiento de la disfunción eréctil podría contribuir a reducir el riesgo de sufrir un nuevo ataque cardíaco y aumentar la esperanza de vida en los hombres con enfermedad arterial coronaria estable.

Los inhibidores de la PDE5, como la viagra, no solo son bien tolerados por los hombres que han sufrido un infarto, sino que ayudan a prolongar su vida y los protegen contra nuevos ataques

Los inhibidores de la PDE5 reducen la presión arterial y no estaban recomendados en pacientes con enfermedad de las arterias coronarias porque se asociaban al riesgo de ataque cardíaco, pero en 2017 un equipo de investigadores liderado por Martin Holzmann, profesor adjunto del Departamento de Medicina de Solna del Karolinska Institutet, demostró que este tipo de medicamentos no solo son bien tolerados por los hombres que han sufrido un infarto, sino que incluso ayudan a prolongar su vida y los protegen contra nuevos ataques o insuficiencia cardíaca.

Mayor esperanza de vida y menos riesgo de ataque cardíaco

En la nueva investigación, que se ha publicado en Journal of the American College of Cardiology, los científicos compararon los efectos del alprostadil y de los inhibidores de la PDE5 en varones con enfermedad arterial coronaria estable, todos los cuales habían sufrido un infarto o se habían sometido a dilatación con balón o una cirugía de derivación de la arteria coronaria, como mínimo seis meses antes de comenzar el tratamiento de la disfunción eréctil, ya que, como ha explicado Holzmann “el riesgo de un nuevo ataque cardíaco es mayor durante los primeros seis meses, después de lo cual consideramos que la enfermedad de las arterias coronarias es estable”.

“Para determinar si es el fármaco el que reduce el riesgo, necesitaríamos asignar pacientes al azar a dos grupos, uno que toma PDE5 y otro que no”

En el estudio se incluyó a 16.500 varones que recibieron un tratamiento con inhibidores de la PDE5 y algo menos de 2.000 a los que se administró alprostadil. Los datos procedían de registros de pacientes, medicamentos y causas de muerte. Sus resultados han revelado que los hombres que tomaron inhibidores de la PDE5 vivieron durante más tiempo y su riesgo de sufrir problemas de salud como un nuevo infarto, insuficiencia cardíaca, dilatación con balón y cirugía de bypass, fue menor que el de los que fueron tratados con alprostadil.

Se observó, además, que la protección conferida dependía de la dosis del fármaco, y que cuando la dosis de inhibidor de la PDE5 se tomaba con más frecuencia, más disminuía el riesgo. Según Holzmann, “esto sugiere que existe una relación causal, pero un estudio de registro no puede responder esa pregunta”, y añade que “es posible que quienes recibieron inhibidores de la PDE5 (como la viagra) fueran más saludables que los que tomaban alprostadil y, por lo tanto, tuvieran un riesgo menor. Para determinar si es el fármaco el que reduce el riesgo, necesitaríamos asignar pacientes al azar a dos grupos, uno que toma PDE5 y otro que no. Los resultados que tenemos ahora nos dan una muy buena razón para embarcarnos en un estudio de este tipo”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD